Mujeres líderes: 4 claves para llegar al Consejo de Administración

En muy pocos años, la proporción de altas directivas se ha catapultado casi un 25% y ya ocupan el 30% de los puestos de máxima responsabilidad en las empresas de todo el mundo. ¿Pero qué están haciendo para cosechar tantos éxitos?

Cientos de mujeres han roto todos los techos de cristal y forman parte ya de los consejos ejecutivos y de administración de grandes compañías. Aquí te dejamos cuatro claves para que puedas seguir sus pasos.

1. ¡Levanta la mano!

Para continuar ascendiendo hasta lo más alto, es fundamental que compartas tus aspiraciones de crecer. Y esto se puede hacer con una buena conversación de café (¡mejor unas cuantas!) con tus jefes y colegas, participando en asociaciones profesionales, entrando en contacto con grandes inversores y accionistas o acudiendo a seminarios y foros especializados.

Es importante que esos encuentros atraigan a directivos muy destacados y nos permitan coincidir con profesionales próximos a los órganos de decisión de las principales compañías, porque entonces se convertirán en un entorno ideal para darnos a conocer como futuras consejeras, demostrar nuestra competencia y tejer una sólida red de relaciones. Los próximos foros de este tipo que organiza IESE reunirán a directivos de los sectores de la movilidad, la salud, la energía, el inmobiliario, la banca, los seguros y el de bebidas y alimentación.

2. Fórmate intensivamente

Según avanzamos hacia el consejo ejecutivo y el consejo de administración, los potentísimos conocimientos especializados se vuelven imprescindibles. Amparo Moraleda, consejera de Airbus, Vodafone, Solvay y Caixabank, destaca entre ellos la excelente comprensión del “sector de actividad de la empresa, las barreras de entrada, la posición competitiva y las palancas de creación de valor para la compañía y el sector en el corto, el medio y el largo plazo”. Sin eso, es imposible ayudar a diseñar, evaluar y actualizar una buena estrategia, y esto es lo que esperan de nosotras en la altísima dirección.

Moraleda estudió hace años el Programa de Dirección General del IESE para seguir creciendo hacia posiciones de mayor liderazgo. Lo consiguió. Desde entonces, la escuela de negocios ha ampliado su oferta de programas hasta incluir una formación específica para las directivas que se incorporan a los consejos de administración.

3. ¡Más fuerza para tus habilidades blandas!

Llamamos blandas a las ‘soft skills’ para distinguirlas de los conocimientos técnicos y de todo lo que es fácil de cuantificar, pero, como sabemos, en realidad son muy sólidas y, en muchos casos, marcan la diferencia entre un candidato notable y otro verdaderamente extraordinario. Las ‘soft skills’ son los ladrillos de los que están hechos los auténticos líderes.

Si queremos fomentar en nosotras mismas el tipo de liderazgo que buscan en las cúpulas de las empresas, debemos apostar por programas que lo desarrollen específicamente y por cultivar, en paralelo, la autoestima, la credibilidad, la empatía y la vocación de servicio.

La autoestima se lleva bien con la humildad y la capacidad de superación, pero no tanto con el perfeccionismo a ultranza. Nadie es perfecto; lo que hay que intentar es ser muy buena en tu trabajo, estar convencida de que puedes hacerlo mejor… y mejorar un poco más cada día. Los objetivos realistas a medio plazo, y la alegría que da superarlos, también potencian la seguridad y la autoestima.

Y de ellas dependerá la credibilidad, pero no solo. Reyes Calderón, que ha sido decana de la facultad de Económicas de la Universidad de Navarra y consejera de OHL y del Banco Popular, recuerda también la importancia de hacer equipo, ser independiente (a veces hay que jugar en equipo y otras veces en solitario), actuar con sencillez y coherencia y asumir una responsabilidad plena por nuestras acciones. Todo ello nos ayudará a ser más confiables y a cultivar el tipo de liderazgo que se espera de nosotras tanto en el consejo ejecutivo como en el consejo de administración.

4. Delega bien, acumula experiencia y prepara la entrevista

Detrás de un gran hombre, siempre hay una gran mujer y, detrás de una gran mujer, debe haber también un gran hombre comprometido con su éxito y bienestar. La delegación de funciones debe empezar en casa, y es fundamental tener a alguien a nuestro lado que comparta las tareas, que nos dé apoyo y perspectiva, y que sea comprensivo con una agenda profesional cada vez más exigente.

Porque, para continuar ascendiendo hasta los máximos órganos de decisión de las compañías, habrá que estirar esa agenda e incluir en ella el tipo de experiencias que más valoran sus miembros. Por ejemplo, ¿te has planteado incorporarte a más consejos dentro de tu propia empresa o a los de asociaciones y organizaciones sin ánimo de lucro? Puedes aprender muchísimo en ellos y tal vez te sirvan de puente hacia el consejo de administración de una gran multinacional.

 

Si has hecho todo esto, ya no te queda nada. Bueno, solo que surja la vacante y superar la entrevista. Hay que prepararla bien. No olvides utilizar como aval a esos directivos que conociste en los foros especializados y que pueden hablar muy bien de ti, pon de relevancia tu formación técnica especializada y tus (ya reforzadísimas) habilidades blandas y menciona tu experiencia en otros órganos de dirección de empresas y asociaciones. Seguro que será un éxito. Los programas de Executive Education del IESE volverán a acompañarte en tu próxima aventura. En particular, el programa Mujeres en consejos de administración está dirigido a mujeres que desempeñan altos cargos directivos, consejeras y aspirantes a formar parte de consejos de administración.

Posts Relacionados