¿Eres un líder tan digital como piensas?

Todos somos digitales, ¿verdad? Constantemente utilizamos la tecnología en el trabajo –por no hablar de en nuestra propia casa– para comunicar, organizar y producir. Pero aunque es cierto que estamos rodeados de tecnología, puede que no seas tan digital como crees. Desarrollar una mentalidad digital en el trabajo va mucho más allá que la adopción de las últimas herramientas tecnológicas para hacer el trabajo más fácil o eficiente (aunque esto también es importante). La mentalidad digital tiene que ver con repensar los fundamentos de la forma en que enfocas tu negocio.

Este proceso comienza con la más compleja de las máquinas: tu propio cerebro.

¿Qué es el liderazgo digital?

¿Tienes una mentalidad realmente digital? Esta lista con media docena de conceptos te ayudará a valorar si tu forma de pensar es más analógica o digital.

1. Todo es un servicio

Incluso los sectores manufactureros más tradicionales han vivido en los últimos años una transición en el sentido de que ya no simplemente venden productos y finalizan la relación con el consumidor. Ahora, las empresas están incorporando servicios tecnológicos y aumentando el seguimiento, incluso añadiendo la opción de alquilar productos que antes solo se podían comprar. En tu empresa, ¿cuál es el servicio?

Es importante que descubras esa cualidad o cualidades en las que sobresales y que todas las personas, sin excepción, poseen. Triunfar es vocación de todos si se descubre el talento propio. Preguntar a los demás te puede ayudar a identificar tus virtudes y también tus debilidades.

2. Trabajo por hacer

El cambio hacia una mentalidad digital implica enfocarse en lo que el consumidor quiere conseguir, más que en qué queremos venderle. Requiere nuevas perspectivas, lo que incluye estudiar tu empresa de arriba abajo. Piensa en las empresas de autobuses que, en vez de enfocarse en vender billetes para ir de estación a estación, se concentran en asegurarse de que la gente pueda a ir de sus casas a su trabajo, y diseñan rutas con ese objetivo en mente. ¿Cuál es el trabajo más esencial de tu compañía?

3. Platform thinking

La mayoría de las empresas tecnológicas más exitosas son plataformas, que unen productores y consumidores de formas más innovadoras. ¿Crees que el iPhone de Apple tuvo éxito gracias a su genial diseño? Sólo en parte, pero sobretodo, Apple triunfó porque hace unos 15 años empezaron a ver el teléfono como una plataforma (la App Store) para conectar desarrolladores y usuarios de aplicaciones. ¿Cómo se puede beneficiar tu empresa de la economía de plataformas?

4. El ganador no tiene por qué llevárselo todo

En un mundo donde los gigantes tecnológicos ocupan tanto nuestra atención, es fácil olvidar que la tecnología también admite peces más pequeños. Tu empresa no tiene que solucionar todos los problemas del mundo. Podría solucionar de forma radical un problema simple que preocupe a los consumidores. Como Google dice en su lista Diez cosas que sabemos que son ciertas, que explica su cultura corporativa, “Es mejor hacer una única cosa muy, muy bien”. ¿Cuál es esta cosa para ti?

5. Frenemies

Si crees que los frenemies –esa extraña mezcla entre amigos y enemigos– solo son relevantes en la vida social de los adolescentes, piénsalo de nuevo. Un mundo digital requiere trabajar con socios y proveedores externos a tu compañía que en algunas áreas pueden ser competidores. Estas relaciones pueden ser complicadas pero son necesarias para incorporar la innovación a tu empresa. ¿Quiénes son tus potenciales frenemies?

Descubre las 13 preguntas para saber si eres un buen líder.

 

Si te parece difícil responder a estas preguntas y no estás seguro de cómo aplicar estos conceptos a tu área de negocio, no estás solo. Desarrollar una mentalidad digital es una cuestión de entrenamiento. El IESE ofrece un gran número de cursos especializados enfocados en la transformación digital, y en el portfolio de Executive Education encontrarás formación para trabajar y liderar en un mundo digital.

Entradas relacionadas