Historias de éxito: Iván Tintoré. De un salto en paracaídas a un curso de dirección general

Iván Tintoré, director de iContainers Solutions, estudió el Programa de Dirección General del IESE después de perder una apuesta con su mujer. ¿Quieres saber cuál fue? 

Descubre su historia en este vídeo: 

Elena FontellesCEO de Happets.com, lo tenía clarísimo: cuando surgen los desafíos en el trabajo, necesitas una metodología para dar con la mejor solución en tiempo récord. Y eso se puede aprender. Es más, hay que aprenderlo cuanto antes.  

Elena había cursado el Programa de Dirección General del IESE en 2017. Y le había servido justamente para hacerse con ese sistema. El método del caso le había dado una visión estratégica nueva y creía que ese mismo camino también sería muy útil para su marido, Iván TintoréPero también sabía que no sería nada fácil convencerlo.  

Iván reconoce que sus jornadas laborales son maratonianas y que apaga el móvil a las once o doce de la noche. Todo ello, sumado a la vida familiar, apenas le deja tiempo para otra de sus grandes pasiones: volar. A veces, también se anima a saltar en paracaídas. ¿Cómo iba a encontrar tiempo para volver a estudiar 

Pero Elena no había llegado a directiva por darse por vencida a la primera. Así que empezó una campaña para persuadir a su marido de que el programa le iba a servir tanto como a ella. Iván, sin embargo, escondía un as en la manga para evitar la presión. Consciente del respeto de su mujer a las alturas, le dijo: Yo hago el PDG, si tú saltas en paracaídas. 

Contradiciendo lo mucho que Iván creía conocer a su pareja, en menos de una semana ya habían saltado. Elena sonríe al recordarlo: “Dicen que hay que sorprender siempre a la pareja, ¿no?”.  

salta Ivan Tintore

Ambos sugieren que hay un paralelismo claro entrcursar un programa directivo y saltar en paracaídas: las dos experiencias te preparan para saber reaccionar ante retos urgentes sin dejarte llevar por la confusión o el miedo 

Exactamente un año después de que Elena acabase su Programa de Dirección General (PDG) en el IESE, Iván comenzaba el suyo. El primer día, cuando el profesor preguntó por qué se habían decidido a cursarlo, se levantó “con mucha humildad”, sonrió y dijo: “He venido obligado, porque he perdido una apuesta con mi mujer”. Y no tardó en zambullirse en la experiencia con la misma ilusión vertiginosa con la que su mujer había saltado casi por sorpresa de aquel avión.    

Posts Relacionados