El triple salto en tu carrera: cuando un cambio de trabajo significa cambiarlo todo

A muchos de nosotros, empezar un nuevo trabajo nos produce una combinación de emoción y ansiedad. Esta mezcla de emociones se multiplica cuando el cambio no se limita solo al cargo, sino que también implica un cambio de sector y de país, convirtiéndose en lo que los profesionales de la inserción laboral llaman el triple salto.  

Este cambio tan radical solo es apto para aquellos que estén preparados para repensar cada aspecto de su carrera: no solamente qué quieren hacer, sino también en qué sector quieren trabajar y en qué país quieren vivir. No es fácil, pero es posible si tienes un plan realista y flexible para conseguirlo

¿Cómo dar un giro radical a tu carrera? 

1. Sé realista

No es una buena idea centrar tus esperanzas en mudarte a un país donde los visados de trabajo son casi imposibles de conseguir, o en conseguir un puesto de trabajo que requiere amplios conocimientos técnicos que no posees. También debes ser consciente de las limitaciones del idioma. Si tu sueño es trabajar en China, es mejor que empieces a estudiar mandarín. 

Recuerda que tendrás que demostrar a tus futuros empleadores que vale la pena arriesgarse contigo. “El reto del triple salto es demostrar que tienes lo que se necesita en los tres nuevos frentes. Básicamente, demostrar que no solamente tienes las habilidades técnicas para tu nuevo puesto, sino que también entiendes las complejidades de tu nuevo sector y zona geográfica”, resume Daniela Bocco, que tras completar su MBA pasó de trabajar en marketing en una empresa de construcción de los EE.UU. a convertirse en Sales Product Manager en AB InBev en Ciudad de México. 

2. Sé flexible

Deberás hacer algunas concesiones. Establece tus prioridades y prepárate para adaptarte a todo lo demás. Por ejemplo, tal vez debas apuntar a una región en vez de a un país en concreto, o incorporarte a un sector como la consultoría, más susceptible a movimientos de este tipo. 

Rahul Parikh trabajaba para una empresa de búsqueda de ejecutivos en los Estados Unidos antes de cursar el MBA del IESE. Ahora trabaja para la plataforma de reparto de comida DiDi Food Mexico. Sus prioridades eran cambiar de empresa y sector, siendo consciente de la posibilidad de que su cargo fuera similar. “Entendí que no podía ponerme muy quisquilloso en cuanto a mi función, ya que mis dos prioridades eran el sector y la ubicación geográfica”, admite (aunque al final logró el triple salto). 

3. Busca un programa estructurado en una gran empresa 

Los programas de liderazgo o de rotación en algunas empresas implican una visión más a largo plazo de los empleados, y puede que no estén tan enfocados en cualificaciones muy específicas. “Estos programas están buscando el talento del futuro” afirma Patrik Wallén, del Career Development Center del IESE. La competencia para conseguir plazas en este tipo de programas es muy dura, pero existen en empresas de todos los sectores. 

 

4. Haz el programa adecuado en la escuela adecuada

Es muy probable que necesites potenciar tus conocimientos y habilidades para llevar a cabo un cambio tan drástico. Ten en cuenta tu meta a la hora de elegir un programa y una universidad. Si quieres trabajar en los EE.UU., cursar un MBA en el país norteamericano es tu mejor opción. Si te interesa trabajar en el extranjero, las empresas globales buscan a sus empleados en escuelas como el IESE.  Asegúrate de que la universidad que elijas sea un objetivo de las empresas para las que quieras trabajar. 

 El programa fue de gran ayuda para aventurarme hacia zonas geográficas que nunca habría considerado y guiarme en el camino de encontrar un trabajo ahí”. 

Rahul Parikh. IESE MBA’20. Strategy & Operations Manager, DiDi. 

Aunque dar el triple salto no sea apto para cardíacos, las recompensas pueden ser enormes. Lukas Mitschke dejó atrás su vida como consultor en Múnich para convertirse en Global Strategist de Samsung Electronics en Corea del Sur –y no se arrepiente de nada. “La vida es una aventura, y las aventuras son un aprendizaje. Creo que los grandes cambios brindan una gran oportunidad para acelerar el aprendizaje y, con ello, experimentar al máximo todo aquello que la vida nos ofrece”. 

Descubre cómo un MBA puede ayudarte a dar un giro a tu carrera.

Posts Relacionados