Noticias

El IESE reinventa el aprendizaje de los directivos

La nueva aula virtual conecta hasta 80 directivos simultáneamente en las discusiones de los casos

18 de Octubre de 2018

El IESE y la compañía de tecnología audiovisual Barco han puesto en marcha un aula de nueva generación que reinventa la experiencia del aprendizaje virtual simultáneo en remoto.

Este nuevo espacio, situado en el campus de Barcelona de la escuela, permite conectar hasta 80 personas en sesiones síncronas desde cualquier punto del mundo, en alta calidad y con una realización audiovisual similar a la de un partido de fútbol. De ese modo, reproduce la experiencia que los alumnos tienen en las sesiones presenciales en el campus y añade algunas funciones que solo puede ofrecer la tecnología.

“El aula virtual nos permite salvar los obstáculos más habituales de la formación para directivos, como el tiempo y los gastos que implican sus desplazamientos, que a su vez limitan la formación presencial”, apunta Giuseppe Auricchio, director de la Learning Innovation Unit del IESE. “Con este nuevo espacio podemos prolongar en el tiempo las experiencias de aprendizaje combinando ambos entornos, el presencial y el virtual”.

Los alumnos se conectan a través de su navegador desde un ordenador con cámara y altavoces. A cambio, se sumergen en una experiencia integrada del aula, en la que pueden ver y conversar remotamente con el profesor y sus compañeros de clase, participar en encuestas y ejercicios compartidos y guardar contenidos de la pizarra.

Ventajas para alumnos y profesores

El IESE ha apostado por reforzar las ventajas que ofrece la tecnología con una realización audiovisual sofisticada (cuatro cámaras operadas por personas) que garantiza la alta calidad de la interacción y, además, evita la “desconexión mental” del alumno, muy habitual en otros formatos de aprendizaje virtual.

“Está comprobado que el nivel de atención de los cursos y webinars que se ofrecen con cámara fija y sin realización decae tras unos minutos. Muchos alumnos simultanean la pantalla con otras actividades y abandonan las sesiones”, confirma Auricchio.

Los profesores también se benefician de esta tecnología, puesto que ven a todos los alumnos del aula virtual en primer plano y cuentan con herramientas muy intuitivas para interactuar con ellos de forma enriquecida. Entre otras funciones, disponen de estadísticas, encuestas y posibilidad de integrar cualquier documento en la pizarra electrónica.

“Sorprende ver que la conversación es fluida, natural y en ella intervienen muchas personas. Es decir, es como la que tendrías en una experiencia presencial, solo que no te lo esperas en una interacción virtual”, reconoce el profesor Evgeny Káganer.

El IESE tiene previsto utilizar esta nueva tecnología en la mayoría de sus programas como un refuerzo a la formación presencial en sus cinco campus.

Según Franz Heukamp, director general del IESE, la escuela siempre se ha basado en el método del caso, centrado en la discusión de problemas de negocio: “Creemos que esta metodología debe seguir siendo el eje de nuestra forma de enseñar y aprender. Pero queremos aprovechar el potencial que ofrece la digitalización para cubrir necesidades de siempre pero con soluciones nuevas. Tecnologías como el aula virtual son un gran paso adelante para dar continuidad a la participación física en las aulas”.

Mosaic,el ecosistema de aprendizaje del IESE

El aula virtual es solo un elemento más dentro de Mosaic. Así se llama el ecosistema de aprendizaje del IESE, que combina distintas metodologías, formatos y contextos para que el directivo desarrolle conocimientos, habilidades y actitudes de la manera más eficiente posible.

Este “mosaico” de metodologías, contextos y formatos permite al IESE diseñar programas en función de los objetivos de aprendizaje, el lugar en el que se encuentre el alumno y el canal.

Según esta visión, el aprendizaje directivo puede producirse de forma individual, cara a cara o en equipo. Las metodologías utilizadas en cada una de estas situaciones varían en consonancia. Así, por ejemplo, mientras que el método del caso funciona mejor en equipo, el mentoring solo puede hacerse cara a cara.

El contexto también condiciona el tipo de aprendizaje. El ecosistema del IESE contempla cinco contextos básicos:

  • Aula de caso. Clase en forma de anfiteatro, básica en las metodologías de discusión.
  • Aula plana. Espacio modular y flexible, pensado para las metodologías activas y de juego.
  • Salas de equipo. Diseñadas para el trabajo colaborativo en grupos pequeños o para las sesiones personales de feedback y coaching.
  • Campus virtual. Centro de información para acceder online a todos los recursos e interactuar con profesores y alumnos.
  • Aula virtual. Espacio de nueva generación que reinventa la experiencia del aprendizaje virtual simultáneo.

Más información en: awaytolearn.iese.edu