Carles Flamerich: "Debemos replantearnos nuestro modelo de telecomunicaciones"

13/04/2011

Carles Flamerich: "Debemos replantearnos nuestro modelo de telecomunicaciones"

El sector de las telecomunicaciones es un sector estratégico fundamental para el desarrollo socioeconómico de un país. De ahí la necesidad de que la colaboración en este ámbito entre las administraciones públicas y las empresas privadas sea lo más fluida y productiva posible, sobre todo ahora que la crisis económica y financiera está obligando a gobiernos de todo el mundo a apretarse el cinturón.

Según Carles Flamerich, director general del departamento de Telecomunicaciones y Sociedad de la Información de la Generalitat de Cataluña, "lo realmente importante ahora es sentar las condiciones de esa colaboración, partiendo de la base de que debemos replantearnos nuestro modelo de telecomunicaciones, asumiendo que la inversión debe ser sobre todo privada".

Con motivo de la sesión de continuidad Colaboración Público-Privada en el despliegue de redes de nueva generación, organizada ayer en la sede del IESE en Barcelona por el Centro Sector Público-Sector Privado (SP-SP) y el departamento de Alumni, Flamerich trazó una radiografía de la situación del modelo catalán de telecomunicaciones, esencialmente extrapolable al modelo español.

En calidad de representante de la Generalitat -y, por extensión, del sector público-, Flamerich hizo un ejercicio de autocrítica al afirmar que "hasta hoy hemos vivido por encima de nuestras posibilidades, y ahora no tenemos los mil millones de euros necesarios para hacer una red neutral pública que permita operar a todos los operadores y llevar todos los servicios -relacionados con las TIC, se entiende- a todos los rincones de Cataluña". Flamerich ponderó la importancia de las TIC: "En los últimos diez años, EE.UU. ha aumentado su competitividad en un 50% gracias a las TIC; Europa, en un 20%; España, en un 3%; Cataluña, por su parte, ha perdido un 2% de competitividad en la última década".

No obstante, Flamerich no se limitó a señalar las debilidades de nuestro modelo, sino que apeló a la implicación de todos los actores en la necesaria reconversión de éste, en el bien entendido de que los objetivos del sector público deben ser: primero, el ahorro; segundo, no entrar en competencia con el sector privado y, tercero, servir de centro armonizador de los esfuerzos del sector privado para llevar el ancho de banda a todo el territorio.

En la sesión, moderada por Xavier Vives, director académico del SP-SP, también intervinieron Josep Ventosa, director de Estrategia y Desarrollo de Negocio de Abertis Telecom, y Ángel Luís López, Postdoctoral Research Fellow del Centro SP-SP. Ventosa insistió en la necesidad de establecer de una vez por todas qué servicios deben ser considerados como Servicios de Interés Económico General (SIEG) en España, pues "de ello depende en gran medida el flujo de fondos europeos hacia unos sectores u otros", y lamentó que mientras las redes de telecomunicaciones sigan sin gozar de esa condición de la que sí disponen, por ejemplo, en Francia, el sector se verá privado de una importante fuente de financiación.

Por su parte, López explicó en detalle las directrices de la Unión Europea en orden a las diferentes posibilidades de intervención del sector público en el sector de las telecomunicaciones, entre las que, por ejemplo, se cuentan la implementación de medidas administrativas/regulatorias de fomento del uso de las infraestructuras ya existentes, o la concesión de ayudas estatales para la construcción de redes de banda ancha, ya sean de propiedad pública o privada.

Por último, Xavier Vives, tras insistir, por un lado, en la importancia de contar con una buena conexión de banda ancha con vistas al progreso socioeconómico de cualquier país y, por otro, en la necesidad de establecer mecanismos de colaboración entre el sector público y el sector privado en aras de la eficiencia y la equidad, agradeció a los asistentes su presencia y cerró la sesión.