Young Talent Program: un invernadero de talento

Dos participantes del programa explican su experiencia

23/07/2013

Josep Fabra & Aiyang Zou

Aiyang Zou, nacida en China y Josep Fabra, de Barcelona tienen mucho en común: ambos atesoran un enorme talento que les ha abierto las puertas al Young Talent Program del IESE.

Gracias a este programa, jóvenes licenciados con vocación directiva, interesados en cursar el MBA del IESE, son preadmitidos en el master y adquieren experiencia profesional en multinacionales durante al menos dos años. Durante este periodo, el IESE les ofrece un seguimiento personalizado y una formación específica anual durante los meses de verano, mediante el Next Steps Seminar (NSS).

Aiyang Zou está cursando su primer año en el NSS. Licenciada en inglés y español en la Universidad de Nanjing, obtuvo diversos honores por su excelente desempeño. Su ámbito laboral predilecto es el marketing, que ha desarrollado por ejemplo en el Festival de Cine Independiente de China o en el grupo químico Caldic.

“Creo que, con los conocimientos de dirección general que me aporta esta escuela, obtendré una experiencia que me ayudará mucho en mi futura profesión. En el departamento de marketing estás en contacto continuo con el resto de personas y departamentos de la empresa, por eso considero que la dirección general es útil para llevar a cabo esta tarea”, asegura.

Actualmente está realizando sus prácticas en el departamento de ventas del Four Seasons Hotel de Shanghái, y este mismo año se incorporó al departamento de marketing de la agencia de contratación Robert Walters, también en Shanghái.

Por su parte, Josep Fabra, que participa en su segundo año en el NSS, estudió Ingeniería Civil en la Universitat Politècnica de Catalunya y ha dedicado gran parte de su formación universitaria a complementar su carrera a través de cursos en instituciones como el University College de Londres o el Swiss Federal Institute of Technology.

“Quiero ampliar mi carrera con una formación específica en dirección de empresas. Elegí el IESE por ser una de las mejores escuelas del mundo, con estudiantes de todo el planeta, aprendiendo de diferentes culturas, viendo distintas maneras de hacer las cosas…”, apunta.

A finales del año 2012 se incorporó como project manager al departamento de Ventas de Mageba, empresa ubicada en Suiza proveedora de componentes de ingeniería de alta gama destinados a infraestructuras y edificios.

Una de sus mejores experiencias en los seminarios ha sido estudiar a través del método del caso, algo que ambos valoran muy positivamente: “Te pone en situación, debes tomar una decisión y simula a la perfección lo que vas a estar haciendo en el mundo profesional. Es lo que he experimentado ahora que trabajo en una multinacional”, explica Zou, a lo cual Fabra añade que “es una forma mucho más interactiva, fácil y entretenida de aprender, tienes mucha más implicación y compromiso que si estás en una clase teórica”.

Ambos coinciden también en destacar el factor humano del MBA del IESE, donde esperan encontrar “un punto de vista holístico de la empresa y la sociedad” y, sobre todo, desean “aprender a ser líderes pero desde un punto de vista global y ético. Cómo ser mejores para la sociedad”, indica Fabra.

“He escuchado a muchas personas decir que el master del IESE concede mucha importancia al factor humano de las empresas, que tiene una orientación muy humanística. Coincido con esta perspectiva, creo que la parte humana es la más importante de cualquier empresa: si sabes gestionar bien a las personas, puedes hacer que un negocio funcione bien”, añade Zou.

“En el futuro espero tener los conocimientos, aptitudes y valores para ser la mejor persona posible tanto personal como profesionalmente, y esta es otra de las razones para cursar el master. Por otra parte, el MBA te da la opción de cambiar la orientación de tu carrera por su visión global del mundo de la empresa”, señala Fabra, comentando sus expectativas sobre el MBA.

Zou tampoco cierra las puertas a ningún campo: “Me encantaría dedicarme al marketing en el futuro, entrar en alguna gran agencia, y creo que el MBA será un gran refuerzo para lo que necesito. Tras mi etapa en el IESE tengo pensado incorporarme a algún departamento de ventas, seguir en mi campo. Sin embargo, el MBA cambia a las personas, por lo cual quizá cambio también mis aspiraciones y objetivos”.