"Tenemos beneficios porque asumimos riesgos"

Rafael Villaseca en la graduación del EMBA

06/05/2013

Executive MBA

Con la toga y los birretes a punto, cuidados hasta el último pliegue y bajo un sol de primavera radiante, los alumnos de la clase del 2013 de Barcelona del Executive MBA del IESE cerraron el 3 de mayo un periodo de dos años de duro trabajo que ha cambiado sus vidas. Por un lado, los conceptos aprendidos les proporcionarán una base fundamental para el desarrollo de sus profesiones. Por el otro, la experiencia y la visión humanista del IESE dejan en sus manos la responsabilidad de actuar en consecuencia con el impacto que tendrán sobre su entorno.

La lección magistral la impartió Rafael Villaseca (MBA '76), consejero delegado de Gas Natural Fenosa y miembro del comité ejecutivo de la Agrupación de Miembros del IESE, que recordó con nostalgia su paso por la escuela hace casi cuatro décadas: "En un momento como este, me resulta inevitable recordar que hace 37 años estaba yo sentado, con toga, en uno de estos primeros bancos, graduándome en una ceremonia similar. Tampoco puedo dejar de recordar mis andanzas en estos casi cuarenta años. Muchas cosas han ocurrido, muchas han cambiado y otras claramente persisten".

Después de felicitar a los nuevos graduados por el esfuerzo realizado durante los últimos dos años, Villaseca repasó las que, a su juicio, son las claves de estudiar en el IESE: "Sin duda alguna, hemos acertado al estudiar en el IESE. Yo hace 37 años y vosotros ahora. Sin lo que entonces aprendí, sin unos fundamentos, jamás hubiera podido desarrollar adecuadamente mi carrera profesional. Por encima de modas y confusiones, a pesar de crisis y burbujas, nuestra profesión puede, y debe, asentarse en fundamentos sólidos y consistentes. Eso no significa que el cambio no sea necesario, pero las bases fundamentales del buen hacer en nuestra profesión no han cambiado, y únicamente admitiría que deben matizarse o adaptarse al mundo que nos toca vivir".

Rafael Villaseca reflexionó también sobre el riesgo. Aseguró que en la profesión de directivo "existen dos parámetros clave para medir nuestro acierto: el beneficio y el riesgo. El primero tiene su última justificación en el segundo. Y esta es una cuestión fundamental que no se debe olvidar: tenemos beneficios porque asumimos y gestionamos riesgos". Y añadió "que sepáis manejar correctamente los riesgos profesionales y también los personales que se presenten en vuestra vida va a ser determinante".

El consejero delegado de Gas Natural Fenosa les recomendó: "sed muy rigurosos y profesionales a la hora de definir cuál es el reto a abordar, y no lo hagáis con optimismo. A continuación, estableced también con realismo la mejor alternativa para avanzar, y concretad un plan de acción. ¡Este sí es el momento para la confianza y el optimismo! Después de un planteamiento riguroso y realista, hay que pasar a la acción sin dudas ni titubeos, con optimismo y confianza, con resolución y clara voluntad de éxito. Hacedlo de forma profesional e inteligente, no os dejéis llevar por caminos aparentemente fáciles". "Tras vuestro paso por el IESE, seguro que hay algo que ya tenéis muy claro: dirigir empresas requiere un trabajo y una dedicación realmente intensos y relevantes", afirmó.

El director general del IESE, Jordi Canals, inició su intervención con felicitaciones a los EMBA en un día tan señalado, para centrarse posteriormente en la labor actual de las empresas en la sociedad. "En la actualidad, las empresas han pasado de ser actores principales del crecimiento económico durante muchas décadas a aparecer como responsables de los efectos negativos de la globalización, incapaces de ayudar en la recuperación económica. En este contexto, todo empresario o directivo tiene un impacto en las demás personas y en el conjunto de la empresa. La cuestión es qué tipo de impacto queremos tener. La misión del IESE impulsa a empresarios y directivos a buscar ese impacto positivo, duradero y profundo en las personas, las empresas y la sociedad", afirmó.

El profesor Canals aseguró que "solo quien sueña con lo imposible y trabaja para ello podrá lograr lo que, a priori, parece imposible. Un directivo que actúa así, contando siempre con "the better angels of our nature" como recordaba Abraham Lincoln al pueblo norteamericano en plena guerra de secesión es un directivo con sentido y propósito, que ayuda a otros a encontrar también un sentido con su trabajo". "Este es el tipo de impacto con el que os animo a soñar", les dijo a los EMBA.

En su turno, la profesora Mª Julia Prats, directora académica del programa Executive MBA, recordó a los alumnos que ahora llega su momento más importante, llega la hora de responder: "En esta nueva etapa en vuestra carrera llegarán momentos de dar cuenta, de contribuir, con mayor apremio, puesto que habéis recibido mucho y mucho se esperará de cada uno de vosotros. Para esta nueva etapa me atrevo a daros dos consejos. El primero es que no perdáis la perspectiva. El segundo consejo es que os apasionéis por lo que tengáis entre manos".

Finalmente, José Narbón y Lluis Quintana, presidentes de la clase del 2013 del Executive MBA, cerraron el acto con un emotivo balance de su paso por el IESE en un momento especialmente complejo como el actual. Narbón explicó que hoy los alumnos se van "con la sensación de haber culminado una etapa importante de nuestras vidas; pero recibir una formación humana y académica de tanto nivel como el Executive MBA nos pone también ante una gran responsabilidad frente a los nuestros y frente la sociedad actual, tan castigada por la crisis y la falta de valores".

En la misma línea, Quintana señaló que "los golpes de la adversidad son muy amargos, pero no podemos permitir que sean estériles. Está en nuestras manos combatirlos, quizá mucho más de lo que pensamos. Pero solo podremos cambiar las cosas si primero nos cambiamos a nosotros mismos y el EMBA que hoy finalizamos es, sin duda, un paso más en este camino".

">