Los problemas de la expatriación comienzan a la vuelta

Sebastian Reiche señala el talón de Aquiles más habitual

28/04/2014

Sebastian Reiche

Las multinacionales realizan un esfuerzo notable para contentar a los empleados en el extranjero. Y suelen lograrlo. Pero al ‘repatriarlos’ una vez finalizada su misión, el 25 por ciento deja la empresa antes de dos años. ¿Por qué? ¿Qué ha sucedido?

Sebastian Reiche, profesor del IESE especializado en expatriación de profesionales que ha estudiado datos de toda una década, declaraba recientemente para Bloomberg Business Week: "En la repatriación sucede que, desde que se da la orden de regresar, la empresa se olvida del empleado porque no ve ya ningún problema, y aquí es donde se equivoca." Tampoco el empleado espera dificultades al volver a un terreno supuestamente conocido.

Cuando un directivo es enviado al extranjero, se prepara mentalmente para un cambio de vida total. Las empresas facilitan la adaptación todo lo posible. Pero olvidamos que volver es un cambio importante.

El profesor señala que "el empleado con mucha frecuencia sufre una frustración, porque las capacidades adquiridas en el extranjero no se le reconocen y porque sus círculos profesionales se han movido sin él". En muchas ocasiones la dirección de la empresa o dirección de recursos humanos no comprende la naturaleza del problema o no sabe resolverlo.

Los problemas de los ‘repatriados’ son peores que los de la expatriación, porque en el regreso a casa ni la empresa ni el empleado los previenen y tampoco los resuelven.

"Un profesional que se ve desaprovechado –comenta Sebastian Reiche-, con capacidades y talentos que no se reconocen, se irá a otra empresa donde pueda desarrollar todo su potencial y donde la gente esté interesada en lo que ha hecho antes." La salida de un buen empleado es un paso atrás para la empresa, un problema para la dirección. Ante la creciente internacionalización y movilidad, resolver la repatriación de forma adecuada resulta muy relevante para fidelizar al empleado, retener talento en la compañía.

A los profesionales ‘expatriados’ el profesor Reiche les recomienda que en la sede de origen encuentren un mentor, ya sea formal o informal, que pueda defender sus intereses mientras estén lejos, y para preparar el regreso: "contar con un buen mentor y mantener el contacto regular con él resulta clave".

El profesor Sebastian Reiche publica sus opiniones sobre expatriación en el blog Expatriatus.