"Una reforma necesaria para impulsar la competitividad"

El ministro Soria defiende los cambios del sistema eléctrico

14/02/2014

El sector de la energía vive momentos de cambio y reforma. A partir del 1 de abril entrará en vigor la reciente reforma del sistema eléctrico y el nuevo mecanismo para fijar los precios de la luz que sustituirá a las subastas trimestrales. Además, está cambiando el marco normativo europeo sobre fuentes de obtención de energías no convencionales.

Durante el XI Encuentro del Sector Energético, organizado en Madrid por el IESE y la consultora Deloitte, el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, defendió la reciente reforma del sistema eléctrico y el nuevo mecanismo de fijación de precios. Soria aseguró que este nuevo sistema "será más competitivo para la industria y menos oneroso para las familias", pues les permitirá ahorrar hasta un 3% anual en su recibo. A partir de ahora, añadió, "el sistema será más seguro y sostenible".

El ministro insistió en que las reformas emprendidas por el Gobierno en los dos últimos años han sido imprescindibles para reducir un déficit tarifario eléctrico insostenible. "Si no hubiéramos tomado estas medidas, el déficit en 2013 hubiera sido de 10.500 millones de euros", alertó. Una situación que, en su opinión, hubiera tenido efectos dramáticos para los consumidores, la actividad económica y la generación de empleo.

El debate de la nueva política energética, la reforma eléctrica, el futuro de las renovables, la eclosión de la energía no convencional y los pronósticos para Europa y España fueron algunos de los temas que se trataron en esta jornada en la que participaron más de 200 directivos del sector.


Energía subvencionada

El CEO de Gas Natural Fenosa, Rafael Villaseca, recordó que el 47% de la energía producida en España el año pasado fue subvencionada. "Costó 13.000 millones de euros. Esto es insostenible", dijo. El ponente cuestionó el coste de estas ayudas a las renovables y admitió que para solventar los problemas que plantea el sector eléctrico sería necesaria la adopción de soluciones "duras y desagradables" que requieren de valentía.

El consejero y director general de Iberdrola, José Luis San Pedro, también advirtió del elevado coste que suponen estas subvenciones a las renovables y reclamó una fiscalidad más eficaz para el sector de la energía. Por su parte, Andrea Brentan, CEO de Endesa, apeló por avanzar en "la liberalización de los mercados para alcanzar la eficiencia energética", y "evitar" a toda costa el intervencionismo. En este punto, José Casas, director general de Regulación y Medio Ambiente de Endesa, señaló que sólo cinco empresas están haciendo frente al déficit de tarifa. Un déficit que, para el presidente de SENER, Jorge Sendagorta, se ha convertido en "un problema de Estado".

El CEO de Acciona Energía, Rafael Mateo, defendió el papel de las renovables y negó que el alto precio de la electricidad se deba al uso de este tipo de energía limpia. Mientras, Gonzalo Sáenz de Miera, de Iberdrola, propuso como una posible solución una reforma fiscal medioambiental y que los Presupuestos Generales del Estado asuman parte del déficit de la tarifa eléctrica.


Excesiva carga fiscal

Eduardo Montes, el presidente de UNESA -la patronal que agrupa a las grandes eléctricas-, lamentó la enorme carga fiscal que, en su opinión, deben afrontar las compañías, lo que incide en el alto precio de la electricidad en España. Una preocupación que compartió el presidente de Sedigas, Antoni Peris, quien pidió una "simplificación tributaria" en materia de impuestos de la energía, pues muchos de ellos generan una "indefensión" en el sector.

"No parece que la UE esté en la senda de una política energética común", aseguró el presidente de CLH, José Luis López de Silanes. En este sentido, el presidente de Red Eléctrica Española, José Folgado, advirtió de la necesidad de aumentar la interconexión energética de España con Europa, tal y como recomienda Bruselas. La actual capacidad de interconexión con Francia se sitúa alrededor del 1,2%, una cifra muy alejada del 10% recomendado por la UE. Antonio Llardén, presidente de Enagás, advirtió del "coste" de carecer de una política energética europea que supondría "una seguridad de suministro mayor, y mejor precio". Durante su intervención, Llardén advirtió que la capacidad de almacenamiento de gas natural en España, que se sitúa entre los 20 y los 30 días, "aún está lejos" de la media europea, que alcanza los 80 días.

Varios expertos coincidieron en que la política energética debe estar abierta al desarrollo tecnológico y a la obtención de nuevas fuentes de energía no convencional, como se ha hecho en EEUU. "Es necesario plantearse la reindustrialización de Europa para garantizar la competitividad, y para ello es básico contar con una energía de precios asequibles", concluyó el director general de Industria de la Comisión Europea, Daniel Calleja (ver vídeo).

">