La innovación logística puede salvar vidas

Médicos sin Fronteras aprovecha los avances del sector

06/03/2014

Médicos sin Fronteras

La innovación en las cadenas de suministro es una de las claves para las empresas a la hora de mejorar su eficiencia y reducir costes. Pero los avances no tienen por qué sólo beneficiar a las empresas. Esto es lo que ha defendido el director del Departamento de Operaciones del IESE, Jaume Ribera, en la sesión "Logística y valores: el caso de la logística de Médicos Sin Fronteras", organizada por el IESE y la Asociación para la Búsqueda de la Excelencia (ABE).

Ribera ha abogado por trasladar los avances del sector en el campo industrial a las organizaciones humanitarias: "Existe una década de decalaje entre los sistemas logísticos de las empresa y las organizaciones de cooperación", ha lamentado. En este sentido, ha apostado por aprovechar los canales de suministro abiertos por las empresas para distribuir los medicamentos. Por ejemplo, se podrían aprovechar los huecos que quedan entre las latas de refresco para guardar las medicinas hasta su destino. "Se trata de un coste casi nulo para las compañías pero que es inasumible para quien sólo quiere hacer llegar las medicinas".

Y no sólo las organizaciones humanitarias pueden servirse de los conocimientos de la industria. A la inversa, Ribera ha emplazado a las empresas a aprender de la gestión de imprevistos que se hace en entidades como Médicos Sin Fronteras. Para ello hay que aparcar los "recelos" que aún existen entre organizaciones y compañías para conseguir mayores éxitos a través de la colaboración.


Combinar idealismo y pragmatismo

Médicos Sin Fronteras (MSF) apostó ya hace años por una logística de calidad para garantizar el éxito de sus proyectos, así como el bienestar de sus trabajadores y voluntarios. "La clave es buscar el equilibrio entre el idealismo y el pragmatismo", ha defendido su presidente de la organización en España, José Antonio Bastos.

En 2012, la organización dedicó casi un 5% de su presupuesto, más de 3,6 millones de euros, al área de logística y saneamiento. Bastos ha destacado la importancia de invertir en este ámbito para alcanzar los objetivos de la organización, ya que sin una buena planificación los médicos y las medicinas no pueden llegar a su objetivo. Asimismo, ha definido al "buen logista" como alguien polivalente, con capacidad de improvisar bajo presión y adaptarse a cualquier circunstancia.


Más allá del suministro

El director de Logística de MSF España, Carlos Haro, ha precisado que la logística de la organización va más allá del suministro de medicamentos. El aprovisionamiento, ha detallado, se enmarca en lo que ellos llaman "logística de apoyo", que también incluye las telecomunicaciones, el transporte, la cadena de frío y la energía, entre otros. "Esta es la logística que queda tras las cortinas", ha resuelto Haro, que ha sostenido que se trata de operaciones de las que sólo se habla "cuando algo sale mal".

La otra pata del sistema de MSF es la llamada "logística operacional", que incluye las acciones "que sí tienen efecto directo sobre los afectados". Aquí se inscriben agua, saneamiento e higiene; construcción, abrigo y actuaciones destinadas a que la vida de los refugiados "sea lo más normal posible".

Haro reconoce que la cadena de suministro de MSF es "anticuada" y ha coincidido en la conveniencia de aunar esfuerzos con el sector empresarial para buscar los sistemas más eficientes.

También participó en el encuentro el vicepresidente de ABE y presidente de ABE Logística, Juan Ramón Rodríguez, que recalcó que la excelencia en cualquier tipo de gestión únicamente es posible con valores.

 

(Foto: © Agus Morales / MSF)