Cómo destacar entre la multitud

MBA a la búsqueda de oportunidades en el Career Forum

18/11/2014

MBA Career Forum

Los MBA se reúnen con 14 empresas punteras de la banca, la consultoría y la industria en el MBA Career Fair / Foto: Edu Ferrer

“Son las habilidades sociales las que marcan la diferencia”. Éste fue el principal mensaje transmitido a los estudiantes en el MBA Career Forum, que tuvo lugar esta semana en el campus del IESE en Barcelona. Un total de 14 empresas punteras de la banca, la consultoría y la industria se reunieron con los participantes del MBA de la escuela y expusieron las necesidades actuales de colocación. Expertos de empresas como American Express, Deloitte, Indra, Accenture, Mango y Gas Natural Fenosa ahondaron en las habilidades y cualidades que, a su juicio, hacen que un candidato pueda destacar por encima de los demás.

La excelencia académica y la experiencia profesional siguen siendo prioridades altas en las listas de los profesionales de selección. Pero en lo que respecta a las habilidades, hoy en día la mayoría de las empresas busca algo extra. “No se trata de las habilidades técnicas, que a este nivel ya se dan por supuestas”, asegura Nico van den Brink, director de Career Services del IESE: “son las habilidades sociales las que marcan la diferencia”.


Volver a los fundamentos

Tener un expediente académico brillante, referencias de alguna escuela de negocio y contar con una experiencia sólida resulta indispensable para muchos empleadores. También se le puede pedir a los potenciales contratados que demuestren conocimientos del sector en el que aspiran trabajar, sea a través de prácticas o de habilidades profesionales. Esto es particularmente cierto en la banca o en la consultoría, donde se espera que los candidatos hayan trabajado un mínimo de entre tres y cinco años en el área escogida.

No obstante, si bien educación y experiencia pueden hacer que se consiga una entrevista, serán las habilidades sociales las que permitirán obtener el puesto de trabajo, aseguran los recruiters.

Las empresas conceden especial importancia a las habilidades analíticas y de resolución de problemas. Los contratadores consideran, cada día más, que estas habilidades sociales —denominadas “soft skills”—, en combinación con las capacidades de gestión del tiempo y de multitarea, son algo fundamental.


Habilidades no tan “soft”

Expertos de los tres sectores también señalaron la capacidad para trabajar en equipo como otra competencia clave. Los candidatos más cualificados suelen disponer de excelentes habilidades interpersonales y de capacidad para colaborar con eficacia a todos los niveles, incluidos los altos mandos.

Saber emitir un mensaje de forma efectiva y persuasiva también se valora mucho; la amplia mayoría de los empleadores exigen excelentes habilidades comunicativas, tanto a nivel escrito, como oral.

En el globalizado entorno empresarial de hoy en día, los idiomas y la disponibilidad para viajar son elementos diferenciadores. Y el dominio de las herramientas digitales resulta crucial en muchos sectores, especialmente en el e-commerce y en las empresas tecnológicas, unos sectores cada vez más atractivos para los MBA.

“Ser creativo, entusiasta y tener iniciativa son las habilidades sociales más buscadas por los recruiters en la mayoría de los sectores”, asegura van den Brink. “Y en la banca y la consultoría, cualidades como la automotivación o la capacidad de cumplir los plazos hacen que el candidato destaque por encima del resto”.


Construir una proposición de valor única

“Una ironía que puede darse entre los alumnos de una escuela de negocio prestigiosa es que los individuos que, hasta ese momento, destacaban siempre por encima de los demás, se encuentren de repente con que se han comoditizado”, reflexiona van den Brink, “ya que todo el mundo a su alrededor es tan admirable como ellos”.

En igualdad de condiciones —cuando las competencias técnicas, los conocimientos y la experiencia son más o menos similares—, el “candidato estrella” será aquella persona que proponga elementos clave diferenciadores que puedan manifestar su ventaja competitiva.

“Tener autoconocimiento, conocer tanto las fortalezas como los puntos débiles de uno mismo, y tener la capacidad de expresar con claridad cómo encajan éstos con los objetivos personales es lo que permite a los candidatos estrella poder aspirar a cualquier puesto”.

El director de Career Services del IESE instó a los MBA a utilizar plenamente todos los recursos disponibles. “Saca el máximo partido de tus compañeros de clase, de la biblioteca, de los profesores, de todas las actividades de la escuela. Los programas de formación continua —en el IESE, Programa de Continuidad— también pueden aportarte los conocimientos sobre cualquier sector económico que te interese. En una buena escuela de negocio, las oportunidades siempre superarán el tiempo del que dispones. Así que escoge adecuadamente, y establece prioridades sin perder nunca de vista tu estrategia de carrera profesional”.

En efecto, las experiencias extracurriculares y las elecciones que hagan los estudiantes contribuyen a formar una “proposición de valor” diferenciada desde la perspectiva del empleador. “Porque no hay dos estudiantes que hayan tenido la misma experiencia”, concluye.