“El mayor riesgo es tener aversión al riesgo”

El International Advisory Board analiza la economía global

17/04/2015

El panel del Consejo Asesor Internacional del IESE. (De izqda. a dcha.) Hans Jacob Bonnier, Bruno Di Leo, Patricia Francis, Janne Haaland Matláry, Francesco Vanni d’Archirafi, George Yeo y Eric Weber / Foto: Edu Ferrer

"No se pueden prever los terremotos, pero se pueden detectar las fisuras", aseguró George Yeo, ex ministro de asuntos exteriores de Singapur, presidente de Kerry Logistics y miembro del Consejo Asesor Internacional (IAB) del IESE.

"Hay que fijarse en las ‘fuerzas’ que provocan los cambios, e ir a la par con ellos. Si te enfrentas a estas fuerzas, eres como un barco que se niega a levar anclas y a zarpar: el naufragio está prácticamente garantizado. El mayor riesgo que existe es tener aversión al riesgo".

Yeo intervino esta semana en el campus de Barcelona ante un auditorio formado por estudiantes del programa MBA y alumni del IESE, que escucharon a varios miembros del IAB analizar la situación económica global.

El director general del IESE, Jordi Canals, presentó la sesión titulada "How International CEOs See the World Economy" ("La economía mundial según CEO internacionales), y que fue presidida por el director general asociado Eric Weber. Junto a otros cinco miembros del Consejo, Yeo analizó los diferentes riesgos y factores que afectan a la estabilidad y el crecimiento, así como las oportunidades que presenta el futuro.


Tiempos inciertos y un "Occidente débil"

Patricia Francis, presidenta de transformación del sector público del gobierno de Jamaica, señaló que la inestabilidad geopolítica sigue siendo un riesgo para el comercio mundial, una opinión que la mayoría de los CEO compartió.

"Los riesgos del cambio apuntan a la baja", indicó, recordando que cualquier carencia en el rendimiento económico de los Estados Unidos podría sofocar la demanda global, ya que en China, esta es más propensa a "la estabilización, que a la aceleración". Prueba de ello es el hecho de que el crecimiento del PIB chino en 2014 ha resultado ser el más bajo de los últimos 24 años.

El mismo asunto fue explorado desde un punto de vista diferente por Dame Janne Haaland Matláry, profesora de política internacional en la Universidad de Oslo, y ex secretaria de Estado en el Ministerio de Asuntos Exteriores de Noruega. Basándose en el trabajo que ella misma llevó a cabo en la Escuela para Personal Militar de Noruega, equiparó la geopolítica y los negocios a un juego en el que únicamente importan dos factores: el respeto hacia las reglas y la "confianza entre los compañeros".

Desde 1990 hasta 2008, se ha producido una "caída en espiral de los gastos en defensa" de las sólidas economías occidentales, que ha dejado a los países en una posición de gran debilidad. Ahora, estos gastos apenas suponen menos del 2% del PIB en Europa, cuando el porcentaje es mucho más elevado en China y en Rusia, donde crece a un ritmo del 15% anual.

"Nuestras instituciones políticas están en crisis. Éstos son tiempos difíciles, pero la solución pasa por analizar el riesgo y enfrentarse a él".


Los pilares del éxito

Hans Jacob Bonnier, vicepresidente ejecutivo de Bonnier AB, aseguró que los tres pilares para un crecimiento sostenido siguen siendo los mismos que en tiempos de la Revolución francesa: Liberté, égalité y fraternité.

"Si estos tres pilares no están equilibrados tendremos problemas", indicó Bonnier, quien recordó las grandes amenazas al equilibrio, a saber: la pobreza extrema, el colapso financiero, los recursos globales limitados, el cambio climático y el riesgo de conflicto bélico.


El cambio es la única constante

"¿Dónde están las oportunidades de futuro?", preguntó Bruno Di Leo, vicepresidente sénior de ventas y distribución de IBM Corporation.

Todo se encuentra en un momento de transición, explicó, y esto está creando nuevos paradigmas: "En un mundo con recursos limitados, hemos pasado del ‘quién puede hacer las cosas más baratas’ al ‘quién puede hacer que las cosas sean más inteligentes’". Y en lo que respecta a los intercambios comerciales, hemos pasado del "fabricado en China", o "para China", a "fabricado con China".

La tendencia global de urbanización creciente, el muy numeroso grupo de edad de los ‘millennials’ y una población global envejecida son solo algunos ejemplos de momentos de transición que presentan tantas oportunidades como retos, apuntó Di Leo.

Francesco Vanni d'Archirafi, CEO de Citi Holdings, explicó que "la globalización ha creado un mundo bastante más complicado que el conocido hasta ahora".

El directivo calificó la relación bilateral entre EE. UU. y China como "la más importante" de este mundo globalizado, añadiendo, en una nota positiva, que dicha relación tiene "una base más sólida de lo que piensa la mayoría".

Las grandes mejoras en la esperanza de vida y en el nivel de ingresos en los países en vías de desarrollo se han producido a la vez que un aumento del riesgo sistémico a causa de la mayor conectividad.

"El ritmo del cambio es más elevado que la capacidad de las instituciones para asumirlo", sentenció Vanni.


La geopolítica, un dinosaurio

Patricia Francis suscribió este último punto y subrayó que "los cambios vienen inducidos por el sector privado. Las reglas y las regulaciones están anticuadas. La flexibilidad debe basarse en sistemas políticos para poder adaptarse al cambio. Esto todavía no se ha producido y el resultado es la fragmentación".

Según Dame Janne Haaland Matláry, las oportunidades que ofrece la globalización apenas se están empezando a explotar.

"La mayoría de las personas todavía están atadas mentalmente a una región en concreto, pero en realidad, la geopolítica es un dinosaurio: no puede competir con la globalización".