“Las empresas necesitan principios para subsistir”

Bernardo Calleja, CEO de Zardoya Otis, en el EMBA

03/02/2015

Bernardo Calleja

“Las empresas deben tener una serie de principios si quieren subsistir en el tiempo”, afirma Bernardo Calleja, CEO de Zardoya Otis / Foto: Javier Arias

Ética. Esta palabra es, en opinión de Bernardo Calleja (Ribadesella, 1962), la clave para garantizar el buen funcionamiento de cualquier organización. Este ingeniero asturiano está a punto de cumplir tres años como CEO de Zardoya Otis, compañía en la que también ocupa el cargo de presidente del área del sur de Europa y Oriente Próximo. "Las empresas deben tener una serie de principios si quieren subsistir en el tiempo", reflexionó el directivo ante un grupo de alumnos del programa Executive MBA.

Calleja ingresó en Zardoya en 1989, donde ha desarrollado toda su trayectoria profesional. En 2005 cursó el Programa de Alta Dirección de Empresas (PADE) en el IESE, y solo dos años después, fue designado máximo responsable de la compañía en Italia. "Obrar con rectitud es primordial. Se debe actuar siempre con honestidad. Esto es fundamental para cualquier directivo", sostuvo durante su charla.

Los ejecutivos deben trabajar para "evitar situaciones de riesgo" en la organización, lo cual implica actuar siempre con "prudencia". En este punto, incidió en que una buena labor de dirección pasa por saber prevenir, formar y vigilar. "Sólo en el peor de los casos debemos sancionar. Si sucede eso, quiere decir que habremos fallado en alguno de los pasos anteriores", indicó.

Para el directivo, esto implica saber gestionar "incluso los pequeños detalles" con el objetivo de ayudar a la empresa. "Los líderes deben tomar decisiones, siempre desde la calma y el sentido común, y resolver los conflictos de la mejor manera posible para minimizar el daño", apuntó.

El CEO de Zardoya Otis también se refirió a la importancia del trabajo en equipo y de saber reclutar y retener talento. "Cuando un equipo es talentoso, tiene la capacidad de retroalimentar su ingenio al resto de la organización", afirmó. Para Calleja, estar rodeado de gente entusiasta, honrada e inteligente es sinónimo de garantía.

"Debemos transmitir ilusión a la gente que nos rodea, estar orgullosos del trabajo que hacemos y tratar con cariño a la empresa en la que trabajamos", aseveró Calleja. El directivo se refirió, asimismo, a la obligación de actuar con valentía a la hora de atender a los clientes, y de tratar por igual a los más grandes y a los más modestos.

Pese a todo, el ponente reconoció que mantener la motivación de una organización en épocas de dificultades, como ha ocurrido en los últimos años, es muy complicado. "Por eso ayuda mucho tener una relación de confianza con el equipo que te rodea".