Los tiempos cambian, pero los valores perduran

Pedro Aspe, CEO de Evercore, en el 50 aniversario del MBA del IESE en México

20/07/2015

Pedro Aspe, Evercore Partners

Pedro Aspe, presidente y CEO de Evercore Partners, afirma que los líderes con valores son quienes impulsan el progreso / Foto: Pauta

"En los últimos cincuenta años el mundo ha cambiado, pero ¿qué es lo que permanece inalterable? Puede que la definición de valores como la honradez, la meritocracia, el honor o la solidaridad varíe con el tiempo, pero, en esencia, estos no cambian".

Estas fueron las palabras de Pedro Aspe, presidente y CEO de Evercore Partners, durante la celebración del 50 aniversario del MBA del IESE en Ciudad de México.

"El panorama internacional ha evolucionado mucho. Hace cincuenta años no hablábamos de Internet o de la globalización. La democracia parecía una utopía en la mayor parte del mundo. Los mercados estaban segmentados por países y los programas de posgrado se limitaban a transmitir información", afirmó este empresario. "Hoy estamos conectados con gente de todo el planeta, los sistemas democráticos se están reformulando y el comercio representa más de la mitad del PIB mundial".

Según el directivo, la formación debe orientarse hacia "la optimización del potencial analítico de los estudiantes, es decir, brindarles la capacidad de actualizar sus habilidades en un mundo en constante transformación".

Como el cambio y la incertidumbre son la norma, abundó Aspe, es más importante que nunca aferrarse a los valores y la educación.

"Los retos son continuos. Nos encontramos constantemente en situaciones complejas y, para afrontarlas, no hay mejor herramienta que una educación y unos valores sólidos".

Y la educación no finaliza cuando dejamos las aulas. "Más allá de la enseñanza o el aprendizaje formales, conviene mantener la mente abierta ante las ideas y las personas que tenemos a nuestro alrededor". Y eso significa rodearnos de talento.

"No tengan miedo de contratar a los candidatos más sobresalientes. Procuren siempre rodearse de gente ‘más válida’ que ustedes. No teman, ya sea al riesgo o al fracaso. Los únicos que nunca fracasan son los que no intentan nada".


Repensar el éxito

Aspe invitó a los delegados a redefinir el éxito en unos términos que trasciendan el mero impacto económico. Y, a continuación, lanzó la siguiente pregunta: ¿qué significa realmente el valor?

"La razón de ser de la empresa es cambiar la realidad y generar valor. Y mientras que esto último es cierto, a veces no tiene el impacto social que debiera. El hecho de crear puestos de trabajo, por sí solo, genera valor y debería apreciarse más".

Por último, Aspe rindió homenaje tanto a la labor del IESE durante estos cincuenta años del MBA, como a valores como la honradez, la meritocracia y la solidaridad, que son "la clave del éxito de la escuela" y fundamentales para el liderazgo.

"Las personas que actúan movidas por estos valores son quienes impulsan el progreso".