A grandes riesgos, grandes recompensas

El consejo asesor del IESE en EE. UU. vislumbra oportunidades en mercados emergentes

13/03/2015

A grandes riesgos, grandes recompensas. El consejo asesor del IESE en EE. UU. estudia modelos de negocio globales en África y América Latina / Foto: Jordi Estruch

Hacer negocios en mercados emergentes como África o América Latina puede suponer un gran reto. Pero, a grandes riesgos, grandes recompensas. Asimismo, el hecho de aprender a dirigir en entornos con un mayor riesgo, y más propensos a la inestabilidad, está favoreciendo la aparición de una nueva generación de líderes empresariales flexibles y muy centrados en el mercado global. Estas son algunas de las ideas que líderes empresariales globales miembros del consejo asesor del IESE en EE. UU., compartieron recientemente con alumnos del MBA.

El panel estuvo formado por: Jay Ireland, presidente y CEO de GE Africa, Tom Castro, miembro del consejo de Time Warner Cable, Carlos Padula, director gerente de Stelac Advisory Services LLC, y Juan Pujadas, vicepresidente y responsable global de servicios de asesoría de PwC.


Mirando al sur

Según Jay Ireland, el crecimiento económico en África representa una gran oportunidad. De acuerdo con Ireland, siete de las diez economías del mundo con un crecimiento más rápido se encuentran en el África subsahariana.

No obstante, hay que mantener el equilibrio entre oportunidad y reto. Llevar a cabo negocios en África con éxito depende del gobierno corporativo y de una financiación sólida, algo que puede ser “una cuestión de confianza”. También hay que ser consciente de los costes ocultos derivados de los problemas de infraestructura.

“Cuesta tres veces y media más transportar un contenedor de Nairobi a Mombasa que hacerlo de China a Mombasa. Y, además, se tarda el triple”.

Este tipo de información procede de una gran experiencia práctica en el país. “Hay que estar sobre el terreno”, explica Ireland. “Intentar llevar a cabo una operación empresarial en África desde Londres o Nueva York no es práctico. Para poder hacer negocios aquí de forma satisfactoria, hay que conocer de primera mano las circunstancias que vive la población africana”.


Crecer a pesar de la volatilidad

América Latina también ofrece grandes oportunidades de obtener importantes recompensas en un continente que ha sabido salir de la crisis mundial mucho mejor que cualquier otra región del mundo, tal como cuenta Tom Castro. La creciente estabilidad política y social está generando buenos resultados en todo el continente.

Castro citó el ejemplo de la economía mexicana, que actualmente crece en torno al 3 o el 4% y esto a pesar de los conflictos que el país presenta en relación con el anarquismo, las drogas y la violencia.

Otro ejemplo es Argentina. A pesar de la incertidumbre que despierta su sistema político, este país ha logrado elevar a primer orden sectores como el vinícola, el textil y el turístico durante las dos últimas décadas. “Imaginaos lo que se podría lograr si estos problemas desaparecieran”, señaló.


Kit de supervivencia en el mercado global

América Latina también genera una gran cantidad de CEOs, comenta el venezolano Carlos Padula. El hecho de proceder de un entorno empresarial arriesgado, en el que como directivo estás siempre en “modo supervivencia”, te ayuda a ser un líder empresarial más flexible y con más capacidad para gestionar la incertidumbre y los cambios. Según Padula, estas competencias de liderazgo quedan patentes en personas como Carlos Slim, una historia de éxito latinoamericana que se está convirtiendo en global.

Padula subrayó que el patrón de crecimiento emergente se está reproduciendo en todo el continente: “Las empresas empiezan dominando un mercado local, luego pasan al ámbito nacional, y después buscan oportunidades en otras partes del continente. Cuando logren implantarse con éxito en América Latina, buscarán nuevos objetivos en el extranjero”.


El reto de China

Quienes tengan intención de desempeñar su actividad empresarial en los mercados africano o latinoamericano deben tener en cuenta la competencia de empresas estatales procedentes de China. Dado que en China la demanda se reduce, algunas entidades como China Railway Corporation buscan de forma proactiva oportunidades para invertir en nuevos mercados extranjeros, como África o América Latina.

De acuerdo con Pujadas, este enfoque tan agresivo de las empresas chinas, capaces de proporcionar todo lo necesario para un proyecto, desde la financiación, hasta los empleados y la seguridad, hace que se conviertan cada vez más en los competidores a batir en estos mercados en desarrollo.


Es la hora de África y América Latina

Los países africanos y latinoamericanos todavía se enfrentan a grandes desafíos. Algunos retos como la corrupción, la volatilidad, la violencia y las revueltas políticas siguen siendo una realidad en ambos continentes. Pujadas pidió a las empresas y las ONG que hicieran lo que estuviera en sus manos para “abordar el reciente pasado oscuro que sigue muy latente en algunos países, como la República Dominicana, y contribuir a la inclusión de ese 10% de población de la clase más baja en sus economías”.

Los ponentes coincidieron en la necesidad de que las empresas globales inviertan en talento e infraestructuras locales y creen modelos de negocio sostenibles. Para ello, según Padula, hay que pensar de forma local. Los países que integran África y América Latina son muy diferentes, aunque la gran mayoría se enfrentan a retos similares, como la construcción de la nación o la erradicación de la pobreza.

Para todo ello, las oportunidades son increíbles.

Castro quiso transmitir el siguiente mensaje a los alumnos latinoamericanos presentes en la conferencia: “Trabajad en vuestros países. Allí hay empresas que planean internacionalizarse. Ya habéis dado un paso inteligente al cursar un MBA de alcance global en el IESE. Ahora volved a tomar una decisión inteligente: salid y forjaos una trayectoria profesional global”.