“Ahora ya conocéis el escarpado camino de los negocios globales”

La promoción 2015 del Global Executive MBA se gradúa

25/05/2015

Dr. Erwin Rauhe, BASF

“El liderazgo responsable consiste en tomar decisiones de negocio que tengan en cuenta los intereses de todas las partes interesadas”, Dr. Erwin Rauhe, vicepresidente de BASF / Foto: Jordi Estruch

El pasado 22 de mayo se celebró la ceremonia de graduación de la promoción 2015 del programa Global Executive MBA (GEMBA) del IESE, en un año que coincide con el 50º aniversario de otro programa de la escuela, el MBA.

El acto fue la culminación de una travesía de 19 meses en la que los participantes han dado prácticamente la vuelta al mundo: desde Barcelona hasta São Paulo, Shanghái, Silicon Valley, Nueva York, y vuelta a Barcelona.

Esta dimensión "verdaderamente global" del GEMBA fue subrayada por varios de los ponentes de la ceremonia, entre los que se contaban el doctor Erwin Rauhe, vicepresidente de BASF Group Europe South; el director general del IESE, el profesor Jordi Canals; la profesora Sandra Sieber, directora académica del programa GEMBA; y Matthew Larkin, presidente de la clase de 2015.

"Habéis experimentado una y otra vez la sensación de que, decididamente, el mundo no es llano, sino más bien al contrario, tiene un perfil bastante accidentado. Hemos aprendido a movernos en un mundo con formas muy distintas de entender los negocios, el trabajo y la sociedad", recordó Sieber a los graduados. "Todas estas experiencias nos han enseñado que no deberíamos dejar de ver el mundo desde diferentes puntos de vista y creer que existe un único centro de gravedad".


¿Cómo es el liderazgo responsable?

Erwin Rauhe insistió en el hecho de que pensar en los negocios de forma global también significa pensar en estos holísticamente. Y esto implica "centrarse en las personas como principal agente de cambio e impacto positivo tanto en la empresa como en la sociedad". Este es, dijo, el elemento clave del programa GEMBA.

"El crecimiento económico de un negocio no debería ser un fin en sí mismo", aseguró Rauhe. "Debería servir para favorecer la mejora de la calidad de vida de los empleados y sus familias, de las comunidades locales y de la sociedad en general. Actuando de esta forma, respetando y desarrollando su capital humano, la empresa gana una ventaja competitiva importante: obtiene la lealtad de los que trabajan en ella, y evita así el riesgo de perder su identidad y su know-how".

El liderazgo responsable, explicó, consiste en "tomar decisiones de negocio que no únicamente tengan en cuenta los intereses de los accionistas, sino también los de todas las partes interesadas". En las que, añadió, se incluye la sociedad en general, así como las generaciones venideras.


Nuestros valores y aspiraciones son lo que nos define

El presidente de la clase del GEMBA, Matthew Larkin, remarcó la misma idea: "El IESE nos ha desafiado constantemente a pensar de forma diferente". Y añadió que "en los momentos económicos difíciles, nos acordaremos de tener en cuenta a las personas, y no solo los resultados más inmediatos".

Por su parte, el director general del IESE, Jordi Canals, cerró la ceremonia de graduación subrayando la importancia de defender los valores, pero, por encima de todo, el "principio de la dignidad humana". En este sentido, citó los ejemplos de los ex presidentes checo, Václav Havel, y polaco, Lech Walesa –que recientemente visitó el IESE (leer noticia)–, porque ambos líderes han "sustentado su lucha por la democracia en su compromiso por la dignidad humana".

Conseguir que se hagan las cosas es importante, explicó Canals. Pero más importante es aún "cómo se consigue que se hagan las cosas".

"A lo largo de estos 19 meses, habéis conocido funciones directivas y estrategias empresariales complejas; pero habéis aprendido algo todavía más fundamental: que el único camino para ser un buen líder pasa por respetar a los demás", espetó a los graduados.

"Al final, lo que nos define son los valores y las aspiraciones que tenemos".


Una promoción, dos ubicaciones, cuatro continentes

Los participantes del GEMBA pueden elegir entre dos ubicaciones para iniciar el programa: Barcelona o Nueva York, lo que les permite focalizarse en una de estas regiones. Las clases de ambas ubicaciones forman una sola promoción, aunando de esta manera sus experiencias y compartiendo distintas perspectivas. Los graduados en 2015 son los primeros en cursar el GEMBA con este nuevo formato.

En el caso del programa europeo, los participantes viajan desde Barcelona a Nueva York, Shanghái, Silicon Valley, São Paulo y, finalmente, regresan a la capital catalana para el módulo de clausura y la ceremonia de graduación. En la opción americana, el programa se inicia en Nueva York, desde donde los participantes viajan a Barcelona, Shanghái, Silicon Valley, São Paulo e, igual que en la opción europea, el programa culmina en Barcelona.

"Estamos orgullosos de representar a la primera promoción del GEMBA que cursa este nuevo formato", afirma Matthew Larkin. "Hace tan solo dos años, el IESE abrió una pequeña oficina en Nueva York justo al otro lado de la calle donde se encuentra el campus actual del IESE en esta ciudad. Actualmente, el antiguo teatro acoge un campus de primera categoría".