MBA 2015: "Sed motores de un cambio positivo"

El IESE celebra la graduación número 50 del programa MBA

18/05/2015

MBA 2015 Graduation

El IESE gradúa la 50 promoción del programa MBA / Foto: Ismael Martínez

"El IESE y sus graduados comparten una pasión por transformar el management y el liderazgo en motores de un cambio positivo en la sociedad. Hagamos este propósito más fuerte cada día", afirmó el director general del IESE, Jordi Canals, durante la ceremonia de graduación del programa MBA, el pasado 15 de mayo en Barcelona.

Los graduados en 2015 forman la promoción número 50 de este programa, que comenzó en 1964 y fue el primer MBA de dos años en Europa.

Consciente de que se enfrentan a "un mundo complejo e incierto", el profesor Canals animó a los graduados a inspirarse en el muro de Berlín derribado hace 25 años. "Como afirmó el antiguo presidente polaco Lech Walesa hace unos meses en el IESE, que fuera posible derribar el muro de Berlín nos enseña que hombres y mujeres con carácter y determinación podrán superar cualquier obstáculo que entorpezca el desarrollo de las personas en las empresas y en la sociedad".

"De la caída del muro de Berlín –continuó– podemos extraer una lección relevante. Los líderes empresariales han de fomentar valores nobles, que son más profundos que los meros logros personales".

Jordi Canals dio a los nuevos graduados la bienvenida a la comunidad de antiguos alumnos de la escuela, formada por 43.000 directivos y empresarios. Y añadió: "No olvidéis nunca que el IESE es vuestra casa. Un lugar al que siempre podréis volver y donde siempre seréis recibidos con afecto".


Una red de ayuda mutua más allá de la amistad

La presidenta de la promoción 2015 del MBA, Talar Sarkissian, felicitó a sus compañeros porque a los pocos días de comenzar el programa "ya no éramos únicamente compañeros de clase, ni tampoco únicamente amigos: enseguida nos convertimos en un sistema de apoyo mutuo, en compañeros de un mismo equipo que emprendimos de forma colectiva este viaje de autodescubrimiento y crecimiento".

La presidenta recordó el árduo trabajo de toda la promoción durante los dos años de programa, y destacó la satisfacción de todos al culminar el programa.

"No sólo debíamos estudiar temas completamente nuevos –desde los mercados de capitales a la estrategia de operaciones– y preparar tres casos al día, sino también tener reuniones de equipo, entregar informes, recibir clases de español, buscar empleo, prepararnos para las entrevistas, participar en concursos de casos, hacer ejercicio, asistir a las actividades de los clubs, tener vida social, comer, hablar con nuestros seres queridos, divertirnos e incluso encontrar tiempo para… ¡dormir!"

"Una experiencia que cambia la vida, una siembra que nos hará capaces de dar más fruto", aseguró Sarkissian.

Mencionó también que el 90% de los MBA del IESE encuentran empleo durante los tres meses posteriores a la graduación y, de hecho, el 72% de la promoción ya ha aceptado una oferta de trabajo".

"Nos han dado las herramientas empresariales que necesitamos y hemos ejercitado la humildad, necesaria para no dejar nunca de aprender, para perseverar en los tiempos difíciles y empatizar con los demás. Contamos, por tanto, con las capacidades necesarias para ser auténticos líderes en los que se puede confiar, que es lo que queremos ser. Ahora es tiempo de que pasemos a la acción, pongamos en práctica lo aprendido y dejemos nuestra huella en los caminos que recorramos", concluyó.


Uno de los MBA más exigentes del mundo

El director del programa MBA, Franz Heukamp, felicitó a los graduados por haber superado con éxito "uno de los mejores programas MBA del mundo, que, como bien sabéis, también es uno de los programas más exigentes del mundo".

El profesor Heukamp les propuso: "que brilléis con el mismo liderazgo responsable, humilde y efectivo con el que tantos graduados de este programa han brillado a lo largo de estos cincuenta años".

Y finalizó animándoles a contribuir "para que las organizaciones, comunidades y países en los que trabajéis sean cada vez mejores, comenzando por vosotros mismos".


Proponerse altas metas

El Rector de la Universidad de Navarra, Alfonso Sánchez-Tabernero, señaló que "en la vida resulta importante establecer las metas correctas". En este sentido recordaba la enseñanza de un profesor en su época de estudiante: "la gente ‘mediocre’ –decía– se marca metas fáciles; mientras que los líderes apuntan hacia metas más altas y las continúan persiguiendo a lo largo de toda su vida".

Sánchez-Tabernero finalizó la ceremonia animando a los graduados a agradecer a sus familias su apoyo durante estos dos años en el IESE, y deseó "que el fruto de vuestro trabajo constituya un gran servicio a la humanidad".

">