Más de un millar de antiguos alumnos se reúnen en Múnich

Jordi Canals insta a recuperar el “sentido del bien común”

16/10/2015

Tobias Thelen; Jordi Canals; Eric Weber
(De izqda. a dcha.) Tobias Thelen, Jordi Canals y Eric Weber en la Global Alumni Reunion 2015 en Múnich / Foto: Edu Ferrer

Un millar de empresarios y directivos, antiguos alumnos del IESE, se reúnen este fin de semana en la ciudad alemana de Múnich con motivo de la Global Alumni Reunion 2015 (GAR).

Bajo el lema "Expanding Impact: The Power of Excellence in Business", participan CEOs y altos directivos de grandes empresas e instituciones como Jaime Caruana, director general del Banco de Pagos Internacionales (BPI); Janne Haaland Matlary, profesora de Política Internacional de la Universidad de Oslo; Hans J. Langer, fundador y CEO de EOS; Paul Achleitner, jefe del Consejo de Supervisión de Deutsche Bank AG; y Tony Barber, editor para Europa y editor asociado del Financial Times, entre otros.

El director general del IESE, Jordi Canals, se ha dirigido a la prensa desde el nuevo edificio que la escuela ha inaugurado recientemente en Múnich (leer artículo). Según Canals, este nuevo campus y la asamblea que se celebra este fin de semana confirman el compromiso del IESE hacia Alemania, donde el IESE lleva impartiendo programas para ejecutivos desde hace 10 años.

Una asamblea global

Durante su intervención, Jordi Canals puso en contexto la reunión, subrayando cinco “retos” clave que caracterizan el actual panorama económico global: la desaceleración económica que afecta a China, Latinoamérica, y que se extiende hasta los Estados Unidos; el “enorme reto” de la creación de empleo y las crecientes tensiones en el estado de bienestar; los desequilibrios en la distribución global de la riqueza; la renovada necesidad de mejorar el gobierno corporativo; y los retos y oportunidades que supone la “transformación” digital.

Impulsar actividades para el futuro de la formación empresarial, explicó Canals, depende de “crear y ofrecer marcos que aborden estos asuntos”.

El IESE en Múnich y más allá

Junto al director general de la escuela participaron también en la sesión de bienvenida el director general asociado, Eric Weber, que dirige el campus de Múnich, y el antiguo alumno del IESE Tobias Thelen, fundador y CEO de Altmann Analytik, y graduado en la promoción 2006 del MBA.

El campus de Múnich da respuesta a una serie de objetivos estratégicos que la escuela tiene en la región, indicó Weber.

“Estas son unas instalaciones desde las que no tan solo podemos ofrecer nuestra cada día mayor cartera de programas, sino desde las que también podemos dar apoyo a todas las empresas con las que estamos colaborando que tienen presencia en Alemania”.

El campus de Múnich, indicó, está preparado para convertirse en “un hub para la formación y el crecimiento”, con centros de investigación en el “Mittelstand” y varias empresas familiares, y también en un centro de innovación en los modelos de negocio.

“Ahora podemos acoger a los profesores que están llevando a cabo importantes investigaciones con empresas reales de la región. El IESE es una escuela basada en el método del caso, y nuestra presencia en Múnich significa que somos capaces de documentar esta experiencia empresarial, y de incorporar los nuevos hallazgos a las clases”.

En efecto, el IESE está llamado a convertirse en un “agente de la comunidad empresarial muniquesa”, aseguró  Weber, “que atiende las necesidades de esta comunidad con sus programas, algunos diseñados a medida de las empresas, y sus investigaciones”. Pero el impacto va más allá de las necesidades específicas de la región, añadió.

“La formación en gestión de empresas tiene de por sí un carácter global, por lo que transmitir un sentimiento de exposición global a toda la experiencia es fundamental. Este es el motivo por el que en Múnich incorporaremos elementos de otros programas, para aumentar el alcance global y la naturaleza de la oferta del IESE”. Un alcance que también se refleja en el carácter internacional de los participantes de los programas que se imparten en el campus, lo que permite el “imprescindible intercambio de perspectivas y experiencias diversas que tanto caracteriza al IESE”.

La elección de Múnich como sede de la Alumni Reunion de este año también fue celebrada por Tobias Thelen. “Los antiguos alumnos del IESE en Alemania somos una comunidad creciente y muy activa. Celebrar la GAR en Múnich significa volver a conectar con tus compañeros, poner al día nuestros conocimientos y recoger los beneficios de la influencia internacional del IESE”.

La reunión de Múnich es la culminación de más de 10 años de actividad en Alemania, donde el IESE ofrece programas como el Advanced Management Program, el Program for Management Development y numerosos programas in-company para empresas como Bertelsmann, BMW, Carlsberg, Haniel Group, Henkel, MAN, Opel y Phoenix.

El MBA del IESE, que este año celebra su 50º aniversario, también acoge, aproximadamente, a unos 50 estudiantes alemanes cada año, muchos de los cuales han regresado a Alemania para trabajar en empresas como Allianz, Siemens, EADS, Henkel, BASF, Bertelsmann, Opel, Amazon Bayer, McKinsey o Roland Berger.

Ampliando el impacto: el IESE en “primera línea”

“En el IESE creemos en predicar con el ejemplo”, indicó Canals. “Consideramos que las universidades y las escuelas de negocio desempeñan un papel primordial en la lucha para restituir la reputación de las empresas y defender el sentido del bien común”.

El director general abundó en este determinante “sentido del propósito”. Un propósito, señaló, que sustenta la Global Alumni Reunion de este año, y también la presencia del IESE en Alemania y en todo el contexto económico internacional.

“Queremos inculcar un sentido de excelencia y de competencia profesional e impulsar una transformación en positivo de las empresas”. Una misión, insistió, basada en una visión “holística e integradora” no solo de las empresas como organizaciones, sino también del impacto a largo plazo de las empresas sobre las personas y las sociedades.

“Lo que estamos intentando promover es una visión más amplia: un liderazgo que esté basado en la integridad y en los valores”.