Los motores de la revolución empresarial

Sesión de Jordi Canals y el CEO de Burda en Múnich

28/07/2016 Múnich

Jordi Canals

El director general Jordi Canals impartió una sesión conjunta sobre iniciativa emprendedora en la sede del IESE en Múnich / Foto: Bernhardt Schmidt

En los últimos 20 años el panorama empresarial se ha transformado. La digitalización ha irrumpido en todos los modelos empresariales y ha volatilizado los objetivos de largo plazo.

¿Tenemos preparada la estrategia para seguir transformando nuestras organizaciones, para mantener un ritmo de creación de valor sostenible? ¿Qué función corresponde en este proceso a la iniciativa emprendedora?

Afrontaron estas cuestiones en la sede del IESE en Múnich el director general de la escuela Jordi Canals y Paul-Bernhard Kallen, CEO de Hubert Burda Media Holding. Los antiguos alumnos del IESE se acogieron a las Chatham House Rules para facilitar un fluido intercambio de ideas y experiencias.

El espíritu innovador y emprendedor fue el concepto más mencionado durante la sesión. Los ponentes destacaron que muchas de las actuales compañías líderes no existían hace veinte años, y que la mayoría de ellas son fruto de la cuarta revolución industrial, o revolución digital.


La tecnología lidera el cambio

La tecnología ha dirigido la transformación en los últimos 20 años. Un ejemplo: Uber no cuenta con ningún vehículo, pero recibe la misma valoración que Daimler-Benz. Y de las 10 empresas más valiosas del mundo, cinco son digitales.

Como señaló Marc Andreessen en su famosa frase, “el software se está comiendo el mundo”.

Así ha sucedido en el sector editorial, la moda y los viajes. Y el valor en bolsa de los grandes fabricantes del automóvil es hoy una séptima parte del valor de las empresas de Internet: probablemente sean los siguientes en ser ‘engullidos’.

Las empresas deben plantearse cómo evolucionar para sobrevivir. Burda Media Holding pasó de ser una imprenta a transformarse en una empresa de tecnología de consumo y medios de comunicación, con tantos ingenieros de programación en nómina como periodistas.


Un sector financiero en crisis

La tecnología se desarrolla a la velocidad de la luz mientras la banca europea todavía sigue en crisis. Tenemos los mismos bancos que antes, pero con un enfoque centrado en el riesgo. Y no es probable que sean capaces de liderar las disrupciones del sector. Los bancos deben ser más pequeños, más innovadores y deben contar con una mayor proporción de capital para poder afrontar con garantías sus propios riesgos.


Nuevos monopolios tecnológicos

El auge de la tecnología ha generado una nueva serie de gigantes empresariales. Google posee actualmente el 91 por ciento de la búsqueda, el 61 por ciento de la navegación, y el 80 por ciento de los equipos informáticos si no compras Apple. Cualquiera que quiera adentrarse en el negocio de Internet debe ser consciente del poder de estos nuevos monopolios que pueden ‘destruirles’ en décimas de segundo.


Una sociedad que vive de la información

En el panorama empresarial hoy existe una relación directa entre la cantidad de información con la que cuenta una compañía y el valor de esa compañía. En los países del G7, el 70 por ciento del producto interior bruto corresponde al sector servicios, y la mayor parte de este sector se basa en la información, en la gestión de datos.

Además de aprovechar las oportunidades de esta revolución, los futuros líderes deben evaluar y prevenir los riesgos que plantea este nuevo panorama a la empresa y a los negocios.


Revisando las cuatro “i” 

Jordi Canals expuso a los asistentes el desarrollo del IESE en sus cuatro pilares estratégicos: internacionalización, innovación, ideas e impacto.

Acerca de la internacionalización, el profesor Canals insistió en que la escuela es ya “una institución realmente global. Hoy podemos organizar un programa para cualquier empresa en cualquiera de las principales zonas empresariales del mundo”.

Además, continuamos invirtiendo en escuelas asociadas en mercados emergentes de diferentes lugares del mundo: Nigeria, Kenia, Perú y Colombia, entre otros. Pensamos que la dirección de empresas y el liderazgo pueden llegar a ser fuerzas transformadoras de la sociedad”.