Master class en liderazgo para la 50 promoción del MBA

Silvio Napoli, presidente electo de Schindler, se dirige a los graduandos del MBA 2016

13/05/2016 Barcelona

IESE MBA Graduation Ceremony 2016

“Para un auténtico líder, el fracaso es una oportunidad para solucionar problemas”, el presidente electo de Schindler, Silvio Napoli, en la graduación de la clase del MBA de 2016 / Foto: Jordi Tarrés

“Los verdaderos líderes, los que dejan un legado duradero en su ámbito, centran sus esfuerzos en la evaluación interna y, basándose en ella, consiguen también resultados en la externa”.

Este fue el mensaje lanzado por el presidente electo de Schindler, Silvio Napoli, durante la graduación de la 50 promoción del MBA en Barcelona, una celebración que también marca el 50 aniversario del programa del IESE.

Napoli, que protagoniza uno de los casos de estudio más populares del MBA, “Silvio Napoli y Schindler en India”, fue el principal ponente del acto. Aludiendo a lo que el inversor y filántropo Warren Buffet denomina la “ficha de evaluación externa”, Napoli instó a los graduandos a centrar los esfuerzos en los “valores y comportamientos que vayan con ellos”.

Napoli destacó cinco lecciones del ámbito del deporte y de los negocios que identificó como impulsores del éxito: gratitud, control del ego, adaptabilidad, gestión del fracaso y valentía.


Cinco lecciones para los líderes del mañana

“La gratitud es un buen punto de partida. Es reconocer que nadie tiene un control completo de la situación, que nunca somos totalmente independientes o dueños absolutos de nuestro propio destino. La gratitud es la toma de conciencia de que, por muy fuertes y dotados que creamos que somos o estamos, necesitamos de otras personas para lograr lo que nos proponemos”.

Según Napoli, “la gratitud nos obliga a enfrentarnos a nuestro peor y más tenaz enemigo: nosotros mismos o, si lo preferís, nuestro ego”.

“Combinado con la ambición y un título universitario, el ego puede transformar la perspectiva en una visión de túnel. Este es el principal reto que deberéis gestionar”.

Napoli protagonizó un caso de estudio de Harvard Business School cuando estaba al frente de la expansión de Schindler en la India. Al recordar esta experiencia, además de su paso por China durante el boom inmobiliario de 2010, destacó la importancia de ser flexibles y gestionar el fracaso manteniendo el equilibrio entre “ganar y perder la batalla”.

“En la vida es decisivo estar preparado para aceptar la perspectiva del fracaso como un elemento esencial en el camino a la excelencia”.

“Para las personas de éxito, el fracaso es información. En el caso de los verdaderos líderes, la reacción que muestran es: “Esto no ha funcionado y soy un solucionador de problemas, por lo que pondré en práctica algo diferente”.

Como elemento transversal a estas lecciones, aseguró Napoli, está “la valentía para aprovechar las oportunidades y la determinación que facilitan la recuperación después de un fracaso: estas son las cualidades que marcan realmente la diferencia”.


50 años de historia y un legado para el futuro

El director general del IESE, Jordi Canals, también felicitó a la clase del 2016, cuya experiencia y misión están unidas a las de la primera clase de graduados del MBA de la escuela: “Un grupo formado por 27 jóvenes profesionales que en 1966 compartían el mismo espíritu y la misma voluntad de mejora personal y de contribuir a la sociedad a través de la excelencia en la dirección de empresas”.

Canals instó a los graduandos a llevarse tres lecciones de su paso por el IESE: el sentido de misión y propósito, el compromiso con la excelencia, y el de ser magnánimos en nuestras ambiciones y humildes para reconocer nuestros errores. Estas, aseguró, son “pilares intrínsecos de todo proyecto profesional serio”.

“El MBA del IESE es un medio para dar esperanza al mundo de la empresa de que un mejor management puede tener un impacto positivo”.

“Los verdaderos líderes, los que dejan un legado duradero en su ámbito, centran sus esfuerzos en la evaluación interna y, basándose en ella, consiguen también resultados en la externa”. Silvio Napoli, CEO y presidente de Schindler

El profesor Alfonso Sánchez-Tabernero, rector de la Universidad de Navarra, quiso rendir homenaje al profesor Canals, que el próximo 31 de agosto dejará el cargo de director general del IESE. Bajo su “indudable espíritu de servicio”, aseguró el rector, el IESE “se ha extendido por todo el mundo y ha multiplicado sus programas en todos los mercados”.

“El profesor Canals ha sido un auténtico líder, no solo por los grandes logros obtenidos en estos años, sino por su indudable espíritu de servicio y el enorme cariño con el que se ha entregado para sacar adelante esta escuela de dirección. Su trato, siempre amable y educado, nos demuestra que el verdadero liderazgo está reñido con el despotismo o la tiranía”.


Elegir una actitud de generosidad

El director del programa MBA, Franz Heukamp, destacó algunos de los principales logros de la clase de 2016.

“Habéis superado retos como hacer negocios a nivel mundial, ampliar vuestra visión ética y humanista de la gestión empresarial y potenciar vuestras aptitudes de liderazgo y vuestra capacidad para tomar decisiones”, aseguró También felicitó a la clase por su contribución al programa, un legado que seguirá impactando en el MBA del IESE los próximos años.

“Vuestra excepcional contribución a la organización de nuevas actividades, desde la Women in Business Conference, al Innovation Challenge o las TEDx Talks, por poner algunos ejemplos. Se trata de aportaciones perdurables al programa MBA que beneficiarán a futuras generaciones de alumnos”.

Sean Porta, presidente de la clase de 2016 del MBA, se hizo eco de las palabras de Heukamp, afirmando que estas actividades lideradas por estudiantes son el resultado de “elegir ser generosos”.

“Ahora que vamos a dispersarnos por distintos rincones del mundo, mi mayor esperanza es que nunca perdamos de vista nuestra capacidad de elección. Que sigamos escogiendo ser generosos, desinteresados y altruistas, una actitud de servicio hacia los demás”.

Y una elección especialmente excelente, aseguró, fue la de venir al IESE.

“Si hubieran escogido cualquier otra opción, no nos habríamos encontrado. El reto ahora es seguir tomando las decisiones correctas cuando las presiones de la vida real nos apremien. Sin embargo, con las herramientas y las lecciones que nuestro tiempo en el IESE nos ha proporcionado, no me cabe duda de que la promoción 2016 seguirá abordando cada situación –profesional o personal– con la mentalidad que hemos aprendido unos de otros”.