El futuro de los grandes medios de comunicación en una era de falsas noticias

El presidente de NBC News Andrew Lack debate sobre las narraciones, las plataformas digitales, los millennials y la búsqueda de la verdad

09/03/2017 Nueva York

Andrew Lack, presidente de NBC News | IESE Business School
El presidente de NBC News Andrew Lack: “Las plataformas de noticias digitales están condicionando de muchas maneras la estrategia para la mayoría de nuestras audiencias” / Foto: Athena Torri | NBC

Con los grandes medios de comunicación puestos en jaque por la nueva administración de los Estados Unidos, los grupos de comunicación consolidados harían bien en centrarse en promover historias atractivas para las plataformas digitales, llegar a los millennials, aumentar su proyección global, y encontrar la verdad en una era de falsas noticias.

El presidente de NBC News, Andrew Lack, acudió recientemente a la sede del IESE en Nueva York para debatir sobre las tendencias y retos que nos depara el futuro en el sector de los medios de comunicación.


Lo digital predomina, pero la narración persiste

Las plataformas digitales de noticias –y en especial las plataformas móviles– están captando cada vez mayores audiencias, entre diez y veinte veces más que la radio, la televisión, el cable o la prensa escrita. “Estas plataformas son sólidas”, indicó Lack. “Y están condicionando de muchas maneras la estrategia para la mayoría de nuestras audiencias”.

No obstante, eso no significa que la narración periodística sea ahora menos importante. El vídeo domina la estrategia digital en la NBC –porque el vídeo es su principal competencia–, pero conseguir que los usuarios hagan clic en un vídeo exige dotarlo del titular adecuado y de una narración atractiva, sin importar lo breve que esta sea.

“No habrá negocio en el vídeo en el mundo digital a no ser que se cuente con grandes narradores”, reivindicó Lack.

Este directivo empezó su carrera haciendo anuncios para la televisión, una experiencia –asegura– que le proporcionó la habilidad, aplicable en varios campos, de saber captar la atención en 30 segundos, o menos. El periodismo de hoy se basa, más que nunca, en este tipo de narrativa.

“Queremos que nuestras audiencias se lleven algo consigo”, añadió Lack. El objetivo periodístico sigue siendo crear algo que, no tan solo atraiga a la audiencia, sino que la haga vivir algo que merezca que nos dedique su tiempo.


Llegar a la audiencia millennial

Con la digitalización se ha producido una brecha generacional muy importante. Las empresas de comunicación han aprendido que el marketing para millennials exige un enfoque diferente.

Bajo la dirección de Lack, la NBC ha invertido recientemente 500 millones de dólares en Snapchat, la aplicación favorita de los millennials, que permite compartir con los amigos fotos y vídeos breves que desaparecen al cabo de cierto tiempo.

“Me interesa la forma en la que nos comunicamos con esta generación, que está creciendo en un mundo tan diferente al nuestro, y que obtiene información en lugares muy diferentes a los de la mía”, explicó Lack.

Esta asociación supone un paso adelante en la integración de los contenidos informativos de la NBC en una plataforma que los millennialsya están utilizando para conectarse con el mundo de la información.


La globalización es la clave

Además de diversificar sus formas, las noticias en la era digital también deberían globalizar sus influencias.

“En este nuevo orden global, en el que lo digital ha impulsado la globalización en formas que ni siquiera podíamos haber contemplado hace 20 años, NBC News está intentando ser tan fuerte y competitiva internacionalmente como lo ha sido en el mercado doméstico norteamericano”.

En este sentido, explica Lack, “acabamos de empezar a montar una infraestructura que pueda dar respuesta a los asuntos de este nuevo orden mundial”. La NBC está buscando una colaboración con Euronews, que se espera le permita incrementar su audiencia y convertirse en una empresa de comunicación verdaderamente global.


El peligro de las falsas noticias

El sector de los medios de comunicación no se enfrenta solo a las consecuencias de la digitalización, sino también a las del ciclo de las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos.

“Las noticias falsas son un tema serio”, advirtió Lack. Si bien desde hace décadas han existido distintas modalidades de noticias falsas en los tabloides y los medios sensacionalistas, el problema se ha multiplicado en la era digital actual, donde constantemente tenemos que poner en duda las fuentes informativas.

Ahora, las audiencias tendrán que encontrar su propio camino en este océano de información, decidiendo en quién pueden confiar y dónde pueden leer las noticias.

“En lo que respecta a la actual administración, no somos un partido de la oposición, no estamos compitiendo con este gobierno”, explicó Lack. A lo largo de la historia, las empresas de comunicación han sido desafiadas y cuestionadas, a veces de forma totalmente merecida.

Aunque Lack considera que la enorme atención con la que esta administración observa las falsas noticias es un mecanismo de distracción, se muestra optimista sobre la capacidad de las empresas de comunicación de mantenerse centradas en los asuntos realmente importantes.

“Esta administración nos tiene más focalizados en el carácter de lo que esperábamos. Pero dicho esto, buscad una buena historia, y hacedlo lo mejor que podáis”.


Seguir el camino

¿Qué hacer ante un panorama mediático inundado de noticias falsas? La sugerencia de Lack es consultar tres o cuatro fuentes informativas diferentes para cada reportaje. Leer opiniones múltiples sobre el mismo tema permite que los lectores puedan identificar los filtros que cada fuente aplica en su narración, y separar esos filtros de los simples hechos.

“Las noticias son difíciles”, advirtió Lack. “En una democracia, es un deber trabajar un poco en ellas”.

Siguiendo el camino, continuamos en busca de una comunidad periodística en la que se pueda confiar, y en contenidos informativos diseñados para dispositivos móviles que sean relevantes para las nuevas plataformas que usan los millennials.

“Nos queda mucho trabajo por hacer”, concluyó Lack. “Pero soy optimista sobre el lugar hacia el que nos dirigimos”.