"La creatividad, como impulso para la innovación, en el corazón de la empresa"

Tom Kelley, de IDEO, y otros líderes mundiales, en la Global Alumni Reunion

17/11/2017 Madrid

Tom Kelley | IESE Global Alumni Reunion
Tom Kelley, en la Global Alumni Reunion 2017 en Madrid, explica cómo generar "confianza creativa" en la empresa | Foto: Javier Arias

Empatía. Creatividad. Resiliencia. Audacia. Confianza. Fomentar la innovación en el lugar de trabajo suele empezar por desarrollar cualidades humanas que hacen posible la generación de grandes ideas.

Esa fue una de las grandes cuestiones que se trataron en la Global Alumni Reunion de este año, celebrada en Madrid entre los días 16 y 18 de noviembre bajo el lema Play New Rules: The Power of Business Innovation. Unos 3.000 antiguos alumnos procedentes de 40 países participaron en el evento, que se inició con un día de visitas a empresas punteras en innovación, y concluyó con una mañana de actividades deportivas benéficas.

Entre ambos días, la reunión contó con un programa académico que incluyó a una serie de inspiradores ponentes que analizaron la importancia crucial de la innovación en el lugar de trabajo.

“Antes, la creatividad como impulso para la innovación solía situarse en la periferia de la empresa, pero ahora se encuentra en el corazón de la misma”, aseguró Tom Kelley, socio de diseño de producto industrial de la empresa IDEO. En su opinión, todo empieza generando lo que él llama “confianza creativa” entre los empleados. Esto significa liberar el potencial creativo que de hecho tienen todas las personas, y hacer que los empleados se sientan cómodos promoviendo nuevas ideas.

Pero, ¿cómo liberar ese potencial creativo? La clave está en sumergirse en el conjunto de herramientas de la filosofía de diseño, el llamado design thinking. Y ello supone tres cosas: empatía, experimentación y narrativa. La empatía implica tomar en consideración las necesidades humanas que se hallan detrás de cada producto; la experimentación exige perder nuestro miedo al fracaso; y la narrativa significa ir más allá de los datos para encontrar las historias que logran obtener una repercusión en los clientes.

Por su parte, y recordando su trayectoria y sus muy variadas experiencias profesionales, Bill McDermott, CEO de la empresa de software para negocios SAP, regresó en repetidas ocasiones a las lecciones que aprendió cuando era adolescente: trabajes en lo que trabajes, lo primero en lo que tienes que pensar, por encima de todo, es en las necesidades del cliente. Esto significa pensar en el software para negocios como algo que puede contribuir a que el mundo funcione mejor, y que puede mejorar las vidas de las personas, más que como una herramienta puramente tecnológica. “Has de disponer de los datos, de los procesos esenciales, de la red, y después aplicar las enseñanzas en lo que los ordenadores pueden hacer para ayudar a las personas”.

Esto también exige ser intelectualmente audaz, explicó, para que las empresas puedan crear unos productos que los clientes no sabían que necesitaban, pero sin los que pronto serán totalmente incapaces de vivir.


Innovación en Microsoft, Google, IBM y HP

Sin embargo, la innovación tiene diferentes significados en las distintas empresas. Crear y mantener una cultura innovadora no es lo mismo en una pequeña start-up que en una consolidada multinacional que tiene decenas de miles de empleados.

Un panel de altas directivas de Google, HP, IBM y Microsoft ofrecieron una perspectiva única sobre cómo cada una de estas empresas está abordando la necesidad constante de innovar.

IBM abandonó los negocios con un valor reducido para centrarse en las áreas básicas del software, el hardware y los servicios, y también en la tecnología en la nube, los datos, la inteligencia artificial y la seguridad. Durante este proceso, la empresa entendió la importancia de acortar distancias entre estrategia y ejecución, de la perseverancia y la resiliencia en la implementación del cambio, y de crear una cultura laboral que sea adaptable. “La transformación es una carrera de larga distancia”, aseguró Marta Martínez, directora general de IBM España, Portugal, Grecia e Israel.

“No queremos ser la empresa que lo sabe todo, sino la empresa que es capaz de aprenderlo todo, y las personas que somos capaces de aprenderlo todo”, explicó Pilar López, presidenta de Microsoft Ibérica. En su búsqueda de la innovación, Microsoft reformuló su misión para asegurarse de que estaba ofreciendo una verdadera respuesta a las necesidades de las personas y las organizaciones, y de que su objetivo era mejorar el mundo en su conjunto. Esto exige unos líderes que sean auténticos, y asegurarse de que los empleados están alineados con la cultura de la empresa, y que actúan con humildad.

Mientras tanto, HP se dividió en dos para ser más ágil, y crear una cultura más innovadora. Empezó por escuchar más a los clientes, buscando la colaboración entre equipos y con empresas externas, buscando nuevos compromisos para los empleados, y procurando que los líderes de la empresa sean efectivos a la vez que genuinos e íntegros. “El liderazgo debería funcionar, cada vez más, por influencia”, reflexionó Helena Herrero, presidenta y CEO de HP España y Portugal.

Incluso los participantes más recientes tienen que asegurarse de no quedarse atrás. “La realidad es que somos una empresa en constante cambio”, explicó Fuencisla Clemares, country manager de Google para España y Portugal. Aunque su centro de atención ha pasado de ser el ordenador de sobremesa al teléfono móvil y la inteligencia artificial, Google se ha mantenido fiel al usuario, a su cultura del trabajo flexible, y al liderazgo innovador. “Siempre buscamos a personas que sean capaces de pensar a lo grande. Pero a lo grande de verdad”, añadió Clemares.


La innovación no es solo para las empresas tecnológicas

Por otra parte, el cambio no es algo que solo se exija a las empresas tecnológicas. Félix Sanz Roldán, director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), recordó como la agencia de inteligencia ha ido evolucionado a lo largo de las décadas, ocupándose ahora de asuntos tales como el yihadismo radical y la ciberseguridad.

No obstante, su misión, al igual que en el mundo de la empresa, se sitúa en el corazón mismo de la organización: proporcionar al gobierno la información que necesita para elaborar políticas y acciones firmes, con el objetivo de crear una sociedad más segura. “Somos los servicios secretos. Pero somos infinitamente más servicios que secretos”.

Y es que al final, la innovación se basa en soñar a lo grande. “Haz que tu sueño sea lo más grande que puedas imaginar”, instó Bill McDermott, de SAP. “Y luego levántate, sal ahí fuera y ponte manos a la obra, porque el mundo es de los ganadores”.