Noticias

Uno, dos, tres… ¡Salta! Cómo transformar radicalmente tu carrera

Tres recién graduados del MBA cuentan cómo cambiaron de función, de sector y de país

Triple Jump

Rahul Parikh, Daniela Bocco y Lukas Mitschke.

19 de abril de 2021

Si pasar de un trabajo a otro ya es duro, imagina cambiar de función, sector y país a la vez. Eso es lo que el Career Development Center del IESE llama “salto triple”, y, según su director, Patrik Wallen, el 33% de los MBA graduados en 2020 lo ha hecho. No es fácil, y puede que lo sea menos, si cabe, después de la pandemia. Aun así, empezar desde una escuela internacional es de gran ayuda. Tres recién graduados nos cuentan cómo lo han hecho.


Daniela Bocco Targa

  1. Función y empresa
    Antes: Coordinadora de Marketing, WSP USA Inc.
    Después: Directora de Productos de Ventas Algorítmicas, AB InBev
  2. Sector
    Antes: Construcción e infraestructuras
    Después: Bebidas
  3. País
    Antes: Estados Unidos
    Después: México

Ya quería cambiar desde antes de hacer el MBA. No tenía ideas preconcebidas por lo que, cuando llegó el momento de hacer las prácticas de verano, me dirigí a varias startups, a través de LinkedIn, situadas en un área geográfica nueva para mí (África Oriental). Mi paso por el IESE me sirvió de presentación. Además, me ayudó la red de contactos con sectores y lugares muy diversos que había desarrollado durante el curso.

Lo difícil del salto triple es que te pone a prueba en tres frentes nuevos; no solo has de demostrar que tienes las habilidades técnicas para una nueva función, sino que también tienes que abarcar las complejidades de una industria y área geográfica distintas.

No estoy segura de haber podido hacerlo sin la ayuda del IESE.


Rahul Parikh

  1. Función y empresa
    Antes: Director, ECA
    Después: Director de Crecimiento de Eaters, DiDi Food
  2. Sector
    Antes: Búsqueda de directivos y dotación de personal para proyectos
    Después: Plataforma de distribución de alimentos
  3. País
    Antes: Estados Unidos
    Después: México

Cambiar de industria y área geográfica eran mis dos prioridades: quería pasar de los servicios a la tecnología para el consumidor, así como encontrar una oportunidad fuera de Estados Unidos. También estaba interesado en pasar al marketing vertical, pero no me veía capaz de ponerme exigente en este sentido.

Es importante que uno tenga claro qué va a priorizar en cuanto a sector, área geográfica y función. Así, enfocas tus esfuerzos de selección y de contactos de manera apropiada.

El MBA del IESE me ayudó mucho. No hubiera acabado donde estoy si no fuera porque la escuela me abrió las puertas a nuevas áreas geográficas y me mostró caminos para encontrar trabajo que, de otra manera, no hubiera tenido en cuenta.

Una vez que has dado el salto, seguir avanzando puede resultar abrumador; en especial, si tus compañeros tienen más experiencia que tú. Ahora bien, el salto triple permite cambios de trayectoria en múltiples frentes a corto plazo, al tiempo que te curte para tomar decisiones más informadas sobre futuros cambios a medio y largo plazo.


Lukas Mitschke

  1. Función y empresa
    Antes: Consultor sénior, Deloitte
    Después: Estratega global, Samsung
  2. Sector
    Antes: Consultoría
    Después: Electrónica
  3. País
    Antes: Alemania
    Después: Corea del Sur

Jamás me había propuesto dar un triple salto, pues estaba muy feliz con mi vida profesional y personal. En Deloitte, tuve la oportunidad de trabajar en retos de lo más desafiantes, para clientes variados, y lo hice con colegas que eran una fuente de inspiración. Múnich, que fue mi hogar durante más de 15 años, se considera uno de los mejores lugares para vivir del mundo.

Con todo, el MBA del IESE me abrió las puertas a personas y lugares en casi todos los rincones del mundo, me ayudó a navegar en la incertidumbre y me animó a embarcarme en un viaje de descubrimiento y aprendizaje constante. La vida es una aventura que consiste en aprender. Los grandes cambios brindan una oportunidad muy valiosa para acelerar el aprendizaje y experimentar, con plenitud, la magnificencia que la vida tiene para ofrecer. Sin embargo, también conllevan incertidumbre. Por eso, contar con las herramientas y la red de contactos adecuada aporta la confianza necesaria para llevarlos a cabo.