Noticias

Aportar más valor al paciente, el gran reto de la gestión sanitaria

El envejecimiento de la población obliga a replantear el uso de los recursos para mejorar la eficiencia

05 de Abril de 2018

En 2050, tres de cada diez españoles superarán los 65 años y habrá más de cuatro millones de personas octogenarias, según datos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). “El aumento de la esperanza de vida nos pone delante grandes desafíos porque conlleva una creciente prevalencia de las enfermedades crónicas, una amplia presencia de la pluripatología, la polimedicación, la fragilidad y la dependencia”, ha destacado la Ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad,Dolors Montserrat. Ha sido durante la primera jornada del Programa Avanzado en Gestión Sanitaria, impartido en el marco de la Cátedra Novartis en Innovación y Excelencia operativa en el Sector de la Salud.

En los dos días que dura el programa, profesionales de diferentes ámbitos de la salud debaten sobre cómo la gestión basada en el valor puede contribuir a hacer frente al incremento de la demanda sanitaria sin poner en riesgo la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud ni su universalidad. “Tenemos que ser capaces de hacer más con menos o, por lo menos, con lo mismo”, ha señalado el titular de la Cátedra, el profesor del IESE Jaume Ribera. En este sentido, ha destacado que el primer objetivo es dilucidar “qué entendemos por valor” para, posteriormente, promover las acciones que contribuyan a él y eliminar las actuaciones estériles o innecesarias.

“El valor tiene que ser para el paciente porque el sistema sanitario tiene que estar centrado en él. Debemos entender qué es lo que el paciente valora para trabajar en esa dirección. Por ejemplo, quizá lo que más valor aporta no es alargar dos semanas la vida de una persona en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), sino facilitar que pueda estar con sus seres queridos en el momento final de su vida. Esto puede ser más económico y mucho más valioso”, ha detallado el catedrático.

Por su parte, la directora de Corportate Public and Government Affairs de NovartisConcha Marzo, ha asegurado que la innovación en los procesos de gestión es el único camino para alcanzar el doble objetivo de mejorar la calidad de vida a la vez que se garantiza la sostenibilidad del sistema. En este sentido, ha destacado la labor que se hace desde la Cátedra de Novartis con el IESE para promover la “excelencia operativa” en base a tres ejes: abrir diferentes líneas de investigación a nivel macro, micro y meso; generar espacios de intercambio de conocimiento y buenas prácticas para desarrollar herramientas de gestión, y divulgar los aprendizajes adquiridos. “Tenemos la responsabilidad de devolver a la sociedad más de lo que recibimos de ella”, ha subrayado.

Tratamientos personalizados

La tecnología se presenta como el principal aliado para optimizar los recursos que se destinan a la salud. “Estamos en una época de oportunidades”, ha afirmado el profesor Ribera. Por ejemplo, la digitalización de las recetas y el historial clínico se traducen en un ahorro de tiempo, tanto de los pacientes como de los profesionales. Asimismo, el big data permite el análisis rápido de datos y la generación de estadísticas, de tal modo que se facilita la toma de decisiones personalizadas para cada paciente. En este ámbito, la Ministra Dolors Montserrat ha resaltado que su cartera está ultimando el primer Plan de medicina personalizada de España para el período 2019-2024, que se presentará en en el próximo consejo interterritorial del Sistema Nacional de Salud, previsto para este mismo mes.

La prevención, un elemento clave

Más allá del incremento de la eficiencia en los procesos asistenciales, la Ministra ha defendido la necesidad de que los ciudadanos adopten hábitos saludables en su día a día. Mantener una buena alimentación, evitar el consumo de tabaco y alcohol, hacer deporte… son elementos clave para prevenir las enfermedades más comunes como el cáncer o la diabetes. Una mejor calidad de vida implica, por extensión, una menor necesidad de visitas médicas y disminuye la dependencia de fármacos, por lo que también es un factor de sostenibilidad para el sistema sanitario. “La Organización Mundial de la Salud (OMS) dice que el 23% de las muertes que se producen cada año en el mundo están relacionadas con causas ambientales que podríamos evitar”, ha resuelto Montserrat.

Investigación de largo recorrido

Este programa, que llega a la cuarta edición, es una de las iniciativas destacadas de la Cátedra, que responde al interés de las dos entidades impulsoras (Novartis y el IESE) por investigar sobre cómo mejorar las operaciones en el sector salud para poder ser más eficientes. La cátedra fomenta la generación y difusión del conocimiento en un ámbito en el que el IESE trabaja desde los años 80, siempre con el foco en una gestión eficiente. “Se trata de fomentar el conocimiento en los directivos que pueden implementar los cambios que ayuden a que las personas puedan vivir de forma saludable el máximo tiempo posible”, explica el profesor Ribera.