Noticias

“¡Hey, chicos, podemos hacer algo!”

Antiguos alumnos del Global Executive MBA se unen para destinar ayuda a Ucrania

De izquierda a derecha: Christine Woll, Reto Wicki, Maryna Koltsova, Victor Ghereg y Joanne Dixon con su clase del GEMBA ‘19.

27 de abril de 2022

Dos semanas antes de la invasión rusa en Ucrania, la empresa de Maryna Koltsova, una consultora multinacional, le sugirió que abandonara Kiev. Ella dudaba en dar un paso tan drástico. Nacida en Ucrania, tenía fuertes lazos con el lugar. La guerra era algo incierto. Sus tres hijos iban allí a la escuela.

Todo cambió rápidamente en los días posteriores a la invasión. Tras varios días, supo que debía irse. Aprovechando un día nublado en el que había menos bombardeos, subió a nueve personas y todo el equipaje que cabía en su coche de siete plazas. Eligieron una ruta lenta a través de pequeños pueblos, pasando por un puesto de control tras otro, porque parecía lo más seguro. Fue un viaje de 10 horas, más del doble de lo que normalmente llevaría.

El 1 de marzo, llegaron sanos y salvos a Moldavia, donde los recibió Victor Ghereg, antiguo compañero del programa Global Executive MBA del IESE.

Para Koltsova, ir a Moldavia y luego a la República Checa ha sido un consuelo pequeño, ya que le preocupan las personas que ha dejado atrás. “Estoy a salvo, y me siento culpable”, dice ella. “Todavía hay mucha gente allí”.

Koltsova y Ghereg forman parte de un grupo de antiguos alumnos del IESE, la mayoría de la promoción del GEMBA de 2019, que se han movilizado para proporcionar material médico a hospitales y a médicos de Ucrania.

Ya antes de la invasión mantenían un estrecho contacto. Tenían un grupo de WhatsApp, organizaban videollamadas cada tres o cuatro meses, y se reunían cada vez que sus viajes los llevaban a las mismas ciudades. Como recuerda la berlinesa Christine Woll, presidenta de la clase, gran parte de sus conversaciones giraban en torno a cumpleaños y otras celebraciones.

Cuando se produjo la invasión, las conversaciones se centraron en cómo podrían ayudar, impulsado por el “¡Hey, chicos, podemos hacer algo!” de Ghereg.

Lo que hace que este proyecto sea especial es que se trata de suministros médicos profesionales que van directamente a doctores y hospitales.

Christine Woll

La Medical Foundation of Moldova, de Ghereg, que trabaja para fortalecer el sistema de salud en Moldavia desde 1994, ya tenía experiencia en la donación y entrega de alimentos y suministros médicos. Gracias a su almacén especializado, partía de una buena posición para enviar suministros a Ucrania.

“Tenemos buenas conexiones allí”, dice Ghereg. “Podemos entregar los suministros allí donde más se necesitan”.

A pesar de esa ventaja logística, los comienzos fueron difíciles. La recaudación de fondos para la primera entrega registró problemas en los sistemas de pago internacionales. Ghereg también tuvo que obtener el permiso y la documentación del gobierno moldavo para exportar suministros.

Sin embargo, en menos de 10 días después del lanzamiento habían recaudado 12.000 euros; en su mayoría, de donantes individuales. Gracias a ello, un camión se dirigiría a la ciudad de Vinnytsia, en el centro-oeste de Ucrania, donde los suministros, incluidos guantes y batas quirúrgicas, vendajes, equipos de intubación y antibióticos, se distribuirían a los hospitales del área.

En el lado ucraniano de la frontera, reciben apoyo logístico de Kirill Goncharuk (GEMBA ’22 del IESE). Además, colaboran con Fozzy Group, una gran empresa de logística minorista, con sede en Ucrania y conexiones con hospitales.

“Lo que hace que este proyecto sea especial es que se trata de suministros médicos profesionales que van directamente a doctores y hospitales”, explica Woll.

El Instituto Filatov, uno de los hospitales oftalmológicos más grandes de Ucrania, solicitó unos equipos específicos; el grupo pudo atender inmediatamente su solicitud gracias a la donación de una organización civil privada, con sede en Zúrich. Esos fondos surgieron gracias a otro alumno del GEMBA de 2019. “Pude explicarles lo cerca que estamos de todo el proceso, que todos nos conocemos personalmente y hay bastante confianza”, señala Reto Wicki.

Ahora, trabajan en escalar el proyecto. Si bien el grupo del GEMBA ha movilizado con éxito sus redes de contactos personales, necesitarán ir más allá para continuar. Como suele suceder después de una avalancha inicial de interés, las imágenes de la guerra en Ucrania se vuelven más y más comunes, y las donaciones se ralentizan a medida que la gente pasa a otra cosa.

“Todos se movieron rápidamente, y pusimos en marcha la primera entrega”, dice Joanne Dixon, que reside en Madrid. “Mantener ese impulso es nuestro mayor desafío”.


+Info: Medical Foundation of Moldova (MFM) proporciona suministros médicos esenciales y de primeros auxilios a la población de Ucrania, en colaboración con Medical Aid Delivery (MAD-AID), de Reino Unido. Las donaciones se pueden realizar a través de su sitio web o de la página de Facebook. 

Únete: El IESE recopila iniciativas de miembros de la comunidad de la escuela a través de su sitio web. Si conoces otras, contáctanos en AlumniCommunity@iese.edu.