Noticias

Sembramos “la semilla de las ideas” en Madrid

Emotivo acto de colocación de primera piedra del nuevo campus del IESE en Madrid

Primera piedra campus Madrid

Un centenar de antiguos alumnos asistieron al acto de colocación de primera piedra del campus Madrid. Foto: Javier Arias

11 de Abril de 2019

“Estamos trabajando para que el IESE sea un lugar donde se creen ideas, y, a través de la investigación, seamos interlocutores relevantes para los directivos actuales. El IESE tiene que ser la institución que da la mejor experiencia educativa”. Con estas palabras resumía el director general de IESE Business School, Franz Heukamp, el proyecto de la escuela en Madrid durante el acto de colocación de la primera piedra del nuevo campus.

El nuevo campus, cuya finalización está prevista para 2020, “será único, muy atractivo y sostenible”, quiere convertirse en un punto de encuentro donde las personas puedan interactuar. Uno de los objetivos de las nuevas instalaciones será atender mejor a los más de 14.000 antiguos alumnos que tiene el IESE en Madrid, “es la ciudad donde más antiguos alumnos tenemos”, remarcó el director general.

El nuevo edificio también servirá para acoger a gente joven, gracias al nuevo Master in Management (MiM), y a los cerca de 25 nuevos profesores que se incorporarán; así como a las nuevas actividades de emprendeduría. “El campus de Madrid siempre ha sido un centro de excelencia en Executive Education y queremos seguir creciendo. Tenemos que complementar nuestra oferta para facilitar el acceso a más gente y servir mejor a la comunidad empresarial en Madrid”, señaló Franz Heukamp.

Como recordó el director general, la actividad del IESE en Madrid ya apoya el trabajo y la formación de jóvenes profesionales; existen programas para conseguir que mujeres lleguen a puestos directivos de mayor responsabilidad, y formamos a los altos funcionarios para que “puedan realizar mejor su trabajo en la administración pública”.

Alumni que buscan un impacto social

La jornada contó con la presencia de numerosos antiguos alumnos. Cuatro de ellos contaron qué había significado para ellos la formación en el IESE, y qué les había llevado a colaborar en la construcción del nuevo campus. “El MBA fue espectacular, todo era nuevo. Aprendí a trabajar en equipo, el esfuerzo, y a escuchar opiniones diferentes. El empresario no solo genera riqueza, sino que se involucra en los problemas de la sociedad”, afirmó Jorge Lucaya (MBA’85).

Por su parte, Laura Castán (PDG’09) sostuvo que a ella el IESE le ayudó a definir una estrategia muy profesional para su fundación, “y así el IESE llegó a África, a Asia, a América”. “La educación es la mejor inversión en la sociedad, crea una sociedad más libre y justa”, recalcó Laura Castán.

María del Pino Velázquez (MBA’91)  expuso que para ella la formación del IESE fue determinante. “Yo no tenía ni idea del mundo empresarial, y despertó en mí el instinto de ser emprendedora. Y gracias al IESE monté mi empresa”. “Cuando decides hacer una donación al IESE estás intentando que sea para mejorar al IESE y que le vaya muy bien. Para hacer una donación elijo una institución que tenga mis mismos valores”, añadió María del Pino.

El IESE fue determinante porque me dio las herramientas y una formación moral. Se puede tener una carrera de éxito de modo ético. La formación moral del IESE es diferencial e impagable”, destacó Tomás García Madrid (MBA’88). “Es importante que los antiguos alumnos vengan físicamente al IESE para ver la magnitud de lo que se está haciendo aquí, y que se den cuenta del impacto que tiene el IESE en la sociedad madrileña”, concluyó.

Como estos cuatro directivos, más de 50.000 antiguos alumnos de todo el mundo devuelven a la sociedad lo que el IESE les ha enseñado. En palabras de Franz Heukamp: “El impacto más importante del IESE en la sociedad se hace a través del trabajo de los antiguos alumnos. Es una bendición poder contar con vuestro apoyo” para seguir hacer creciendo la semilla del IESE.