Los líderes humanistas necesitan valores, no fronteras

Elvira y Rodríguez-Lluesma apuestan por el cosmopolitismo

13/01/2015

IESE Business School

El cosmopolitismo implica un diálogo entre culturas que cuestiona "verdades" económicas y culturales que frecuentemente se dan por sentadas / Foto: Archivo

Tratar a las personas como un fin y no como un medio. Este es el pilar sobre el que se sustenta el liderazgo humanista, centrado en proteger la dignidad de los individuos y en alcanzar un bien común. Actualmente a esto hay que añadirle una nueva dimensión: una sociedad cada vez más globalizada en la que hay que comprometerse con los problemas globales, pero sin olvidar los locales.

En un capítulo del libro Humanistic Perspectives on International Business and Management, los profesores del IESE Marta Elvira y Carlos Rodríguez-Lluesma, junto a Anabella Dávila, plantean que la generalización de valores –su redefinición a un nivel elevado de abstracción– y el cosmopolitismo –la apertura al mundo y a los demás– son claves para que los líderes globales se comprometan con los grupos de interés locales y fortalezcan un aprendizaje mutuo.


Diálogo para identificar valores universales

El cosmopolitismo implica un diálogo entre culturas que cuestiona "verdades" económicas y culturales que se dan por sentadas, y exige la apertura hacia "el otro". En él, prima el pensamiento crítico y el debate por encima de un modelo de sociedad basado en un conjunto de normas universales. Aquí es donde entra en juego la generalización de valores.

Un ejemplo de este concepto es la Declaración de los Derechos Humanos de Naciones Unidas de 1948. Sus autores entablaron un diálogo sobre sus respectivas tradiciones, buscando un conjunto de valores con los que todos pudieran sentirse identificados. El ejercicio fue un éxito. De hecho, a uno de los redactores, el abogado francés René Cassin, esa declaración le valió el Premio Nobel.

Bien entendido, el cosmopolitismo lleva a comprender las características comunes sin negar experiencias culturales o tradiciones específicas. "Necesitamos raíces, pero no fronteras", resumen los autores con una cita del director de cine mexicano Guillermo del Toro.


Más información en IESE Insight