Noticias

Retrospectiva de un año como ningún otro

La memoria anual del IESE reflexiona sobre un período que ha sido transformador para la escuela

Las formas rápidamente transformadas de impartir programas aseguraron que la crisis sanitaria no alterara la esencia del IESE ni su compromiso con los estudiantes. Foto: Edu Ferrer

15 de diciembre de 2020

A medida que este año singular llega a su fin, la comunidad del IESE puede sentirse reconfortada y orgullosa de la forma en que la escuela se unió para afrontar los desafíos históricos de la pandemia, y cómo se adaptó a un mundo que aparentemente cambió de la noche a la mañana.

Porque si bien el año académico 2019-2020 estuvo definido por la pandemia, los conocimientos y recursos compartidos por el IESE y, por supuesto, las formas rápidamente transformadas de impartir programas aseguraron que la crisis sanitaria no alterara la esencia del IESE ni su compromiso con los estudiantes, antiguos alumnos, profesores y personal.

La memoria anual del IESE 2019-2020 refleja muchas de las respuestas del IESE a la pandemia de COVID-19. En su carta de presentación, el director general Franz Heukamp escribe que “mientras aceptamos las consecuencias del virus relacionadas con la salud… las consecuencias económicas y sociales más amplias apenas comienzan a sentirse. En este contexto, la misión del IESE de trabajar por el bien común… es más relevante que nunca«.

Un tiempo de reflexión

¿Cómo recordará la comunidad del IESE este momento extraordinario?

El informe anual sobre el curso comienza con el paso urgente al aprendizaje online durante el cierre de primavera. El IESE tuvo la suerte de haber realizado inversiones en tecnología digital que le proporcionaron una infraestructura robusta para cambiar rápidamente sus métodos de enseñanza en un contexto temporalmente en casa.

«Nadie creía realmente que esto sucedería», dijo la profesora Sandra Sieber (Departamento de Sistemas de Información), miembro del Comité Académico de Covid. Pero la conmoción colectiva y el dolor generalizado tuvieron que competir con la necesidad de actuar y encontrar soluciones. El IESE lo hizo aprovechando los recursos de aprendizaje digital existentes y nuevos, así como las sesiones de formación para estudiantes y profesores.

La agilidad y el nuevo modelo de Aprendizaje sin límites serán, seguramente, uno de los legados definitorios de este año desafiante y deberían ayudar al IESE a seguir innovando mucho después de que la pandemia disminuya y el aprendizaje híbrido persista como un modelo deseable para los estudiantes de todo el mundo.

Otra respuesta a la pandemia impulsada por la tecnología fue la serie de sesiones en directo del Alumni Learning Program, que se centró en una amplia gama de temas relacionados con la pandemia. Rápidamente se hizo evidente el hambre de conocimientos y recursos compartidos. Entre marzo y junio, una audiencia de más de 520.000 personas asistió a las 43 sesiones de acceso abierto que incluyeron las opiniones de nuestros profesores y líderes de varios sectores empresariales.

Por supuesto, el IESE también mantuvo su apuesta por la investigación tradicional, incluyendo el segundo informe de la serie Future of Banking y una nueva edición de Smart Cities centrada en la necesidad de resiliencia de los municipios.

Estos son solo algunos aspectos destacados de este año extraño y difícil. Otros incluyen el fondo de becas COVID-19 de € 5,5 millones para ayudar a los estudiantes afectados por la crisis a financiar sus estudios y el programa en línea Project Safeguard para entregar herramientas prácticas a los ejecutivos durante la crisis.

Seguridad y espíritu de servicio

Pero lo que conecta los muchos esfuerzos del IESE durante el año pasado es el deseo de nutrir y proteger a las personas que forman nuestra comunidad y contribuir a la sociedad. Esto quedó quizás más evidente en el site Ready. Safe. Go., que reunió las rigurosas medidas de seguridad para los estudiantes y el personal cuando regresaron al campus, pero también los proyectos y el espíritu de superación con el que el IESE afrontó la pandemia.

Ese espíritu también se reflejó en las acciones de  decenas de antiguos alumnos que pusieron en marcha iniciativas positivas personales y empresariales para luchar contra los efectos de la pandemia.

Como escribe Franz Heukamp en la memoria anual, comunidad del IESE, como gran parte del mundo, se ha enfrentado a tiempos difíciles y decisiones difíciles el año pasado. Pero a través de sus esfuerzos sobresalientes, la escuela ayudará a las empresas y a su propia comunidad a emerger «más sabios, más fuertes y preparados para lo que venga después».