Noticias

¿Se aboca EE. UU. a una desaceleración en 2019?

El Consejo Asesor del IESE en Estados Unidos analiza la reforma fiscal y las perspectivas de crecimiento del país.

16 de Marzo de 2018

Aunque 2018 volverá a ser otro año de crecimiento robusto en todo el mundo, la economía estadounidense podría empezar a mostrar señales de desaceleración en 2019, y ello a pesar de la histórica reforma fiscal.

Esa es la predicción del Consejo Asesor del IESE en Estados Unidos, que ha celebrado su reunión anual en el campus de Barcelona. El Consejo está formado por líderes de empresas e instituciones que brindan asesoramiento estratégico y promueven el desarrollo de la escuela en EE. UU.

En el marco de la reunión, varios miembros del Consejo analizaron ante los alumnos del MBA las perspectivas de crecimiento de la economía mundial y estadounidense. Mientras que 2018 será un año positivo globalmente, la situación podría complicarse en 2019, sobre todo en EE. UU.

Dudas sobre el impacto de la reforma fiscal

Según Fritz Folts, de 3Edge Asset Management, “el crecimiento mundial es sólido, pero es posible que en Estados Unidos dé un giro a lo largo de 2019”. Los participantes coincidieron en que, si bien la rebaja fiscal a las empresas está pensada para vigorizar la economía, la duda es qué harán las multinacionales del país con el dinero que repatríen.

En concreto, la pregunta clave es si lo destinarán a la recompra de acciones –algo que los mercados suelen premiar– o a inversiones a largo plazo.

Para Jay Ireland, presidente y CEO de GE en África, el hecho de disfrutar de una mayor flexibilidad para mover el capital es una ventaja, pero no cree que vaya a alterar las estrategias de inversión a largo plazo de la empresa. GE tiende a invertir en tecnologías de nueva generación en Estados Unidos, mientras que en los países en desarrollo lo hace en plantas y fabricación.

Lo que sí podría cambiar las previsiones de la compañía es que el discurso proteccionista en EE. UU. y otros países derive en barreras o guerras comerciales. “Somos una empresa global. Si dependiéramos únicamente del mercado estadounidense, no creceríamos”, aseguró Ireland.

Menos regulación financiera pero más volatilidad

Los participantes también abordaron otros factores, como los tipos de interés, la inflación y la regulación del sector financiero. El ciclo de expansión económica de los últimos años podría estar tocando a su fin, advirtieron.

Claire Huang, consejera independiente y ex directora de marketing de JPMorgan Chase, celebró la revocación de una parte de la reforma financiera aprobada durante la crisis económica. “Es lo mejor que está pasando ahora mismo. La suavización regulatoria supone una gran diferencia”.

Pero muchos economistas vaticinan el final de la era de los estímulos monetarios y los tipos de interés bajos. Este vuelco afectará especialmente a las empresas y los ciudadanos más endeudados, lo que podría contribuir a una desaceleración del crecimiento.

Por otro lado, es probable que este mismo año los mercados experimenten una mayor volatilidad. En 2017 registraron ganancias un mes tras otro, por lo que los inversores retirarán una parte de esa liquidez, pronosticó Folts.