Noticias

Tres de cada cinco start-ups de España y Portugal incrementan su facturación anual un 196%

CaixaBank y el IESE presentan el primer estudio sobre el ecosistema emprendedor en ambos países

Startup

Las start-ups analizadas han conseguido más de 700 millones de euros en financiación desde su fundación. foto: unsplash

15 de julio de 2020

Tres de cada cinco start-ups de España y Portugal crecen a tres dígitos, con un incremento medio del 196% entre 2018 y 2019. Conjuntamente, todas ellas generan casi 7.000 puestos de trabajo y su propuesta se basa en un producto o servicio nuevo y un modelo de negocio innovador.

Estas son algunas de las conclusiones que se desprenden del primer estudio del “Observatorio DayOne de start-ups en Iberia”, iniciativa que ha lanzado CaixaBank, a través de su división especializada DayOne, con la colaboración del IESE. El objetivo de este proyecto es analizar y divulgar las tendencias del tejido emprendedor en ambos países.

Equipos sólidos, visión internacional y financiación

El estudio destaca que los equipos de las empresas analizadas se caracterizan por su solidez y compromiso. El perfil habitual del emprendedor es una persona con formación superior, experiencia laboral y visión internacional. De hecho, seis de cada siete fundadores tienen un grado universitario o superior y uno de cada cuatro ha lanzado más de tres start-ups antes del proyecto actual. El 27% del total de fundadores son mujeres y se ha incrementado el número de equipos solo formados por mujeres, pasando del 9% en 2019 al 12% en la actualidad.

En cuanto a su expansión, casi la mitad de estas compañías ya vende a nivel internacional. Además, el 56% de las empresas que realizan operaciones en mercados exteriores lo hacen online, y solo un 40% están dirigidas al mercado europeo, lo que significa que sus ventas están geográficamente más diversificadas.

En total, las start-ups analizadas han conseguido más de 700 millones de euros en financiación desde su fundación, de los que casi 500 millones son de capital. Para un 56% de las empresas, la financiación proviene mayoritariamente de fondos propios y para los próximos 2-5 años estiman una necesidad de financiación de más de 700 millones de euros.

Por qué y cómo emprender

Los principales objetivos que mueven a los emprendedores a crear una compañía son el crecimiento, la proyección internacional y cubrir una necesidad de forma novedosa, según el 93% de las empresas estudiadas. Y los retos más significativos a los que se han enfrentado van desde el desarrollo del producto a la consolidación del cliente, pasando por el reconocimiento de la marca o el crecimiento del negocio.

Las estrategias se diferencian entre crecer o ser rentables. En el primer grupo están los emprendedores que desean cubrir una necesidad que han detectado en el mercado y quieren hacer crecer la compañía pensando en venderla cuando sea razonable. Para el 29% de los equipos, vender la empresa era un objetivo importante en el momento de crearla.

Los que apuestan por la rentabilidad, ofrecen un mix de producto/servicio más enfocado y buscan ser fuertes en su mercado principal. En general, se financian mayoritariamente con fondos propios, de familiares y amigos.

Objetivo: seguir creciendo

Los desafíos de las start-ups que destaca el estudio son claros: incrementar la eficacia del canal de venta, obtener financiación y contar con el talento técnico adecuado.

Y para mantener su crecimiento, identifican como una necesidad urgente conseguir talento especialista y directivo que los acompañe en la siguiente etapa. El 81% de las empresas consideran como principal palanca de crecimiento conseguir alianzas o partnerships, seguida por la internacionalización (75%) y el aumento del servicio (68%).

“Queremos monitorizar a las start-ups más jóvenes y extraer aspectos relevantes que apoyen a los equipos emprendedores y a los distintos agentes del ecosistema emprendedor para un mejor despliegue de sus capacidades”, afirma Ana Díez Fontana, directora ejecutiva de Negocios y emprendedores de CaixaBank, sobre el estudio.

Según la profesora del IESE Julia Prats, “el análisis arroja conclusiones sobre la composición de los equipos de las start-ups y sus motivaciones, las estructuras de financiación, los modelos de negocio y sus estrategias competitivas, además de tener en cuenta indicadores de edad, tamaño, sectores de actividad y especialización tecnológica”.

El estudio, que se actualizará anualmente para tener una visión panorámica y más global de este colectivo, se basa en los datos de las 993 empresas que han participado en la 13ª edición de los Premios EmprendedorXXI.

Accede al estudio completo.