Noticias

Tres razones para el optimismo en 2020

A pesar de la incertidumbre global, el editor de 'The Economist' Daniel Franklin ve motivos para la esperanza

Daniel Franklin habló junto al profesor del IESE Juan José Toribio. Foto: Javier Arias

17 de Enero de 2020

Aunque las primeras semanas de 2020 auguran una ralentización del crecimiento de la economía mundial, sigue habiendo razones para ser optimistas, según el editor de The Economist Daniel Franklin.

Franklin ha presentado esta semana en el campus del IESE en Madrid The World in 2020, el informe que publica anualmente The Economist. Habló junto al profesor Juan José Toribio quién recordó con ironía que “los tiempos que nos han tocado vivir son… demasiado interesantes”. Se refería a un entorno marcado por el enfriamiento del crecimiento mundial, el Brexit, las turbulencias en Latinoamérica, la guerra comercial entre China y Estados Unidos, el ascenso del nacionalismo y del populismo en Europa o las explosivas elecciones que decidirán la continuidad o el final de la presidencia de Donald Trump este año.

Aunque Franklin compartió las preocupaciones que manifestó el profesor Toribio, también destacó tres motivos que deberían animarnos a ver 2020 con optimismo:

  1. China y Estados Unidos. Para empezar, dijo, China y Estados Unidos “acaban de firmar” lo que parece el principio del fin de la guerra comercial y las economías de los dos países tienen mucho que celebrar. Por ejemplo, advirtió Franklin, “China va a alcanzar en 2020 algunas de las metas que se puso hace años: los ingresos de su población se han multiplicado, su PIB también y la pobreza extrema se ha reducido intensamente”. Mientras tanto, añadió, “Estados Unidos sigue siendo una gran máquina de crear empleo, el gran consumidor americano continúa comprando en abundancia y Wall Street acaricia máximos históricos”. Incluso en una Europa asediada por el escaso crecimiento, hay buenas noticias para una parte de la población: “Los tipos de interés negativos han abaratado con fuerza las hipotecas”.
  2. Innovación. Nos encontramos en un momento especialmente dulce para la innovación. Como señaló el editor de The Economist, “éste es un año en el que veremos el desarrollo de fármacos cada vez más adaptados a cada paciente, todas las grandes potencias enviarán misiones a Marte y los consumidores seguirán disfrutando de la edad de oro de los contenidos audiovisuales en streaming”. La jubilación de los saludables y prósperos baby boomers ejercerá, según el periodista, “una influencia disruptiva en el mercado”. Son muchos los analistas que han anticipado una fuerte ola de innovación en las empresas que quieran adaptarse a las necesidades de este colectivo.
  3. Deporte. En tercer lugar, agregó Franklin, “en 2020 podremos disfrutar del deporte de unos Juegos Olímpicos y un campeonato internacional de fútbol como la Euro”. Además, “como las olimpiadas se celebran en Tokio, Japón aprovechará para presentarse de otra forma ante el mundo, esta vez sin que lo eclipse China”. Quizás, apuntó el editor de The Economist, “estemos a punto de estrenar una década en la que el protagonismo de las mujeres se multiplique en las empresas japonesas”. Otros países que también podrán lucir sus galas ante el mundo serán, concluyó, “los Emiratos Árabes Unidos, gracias a la Exposición Universal en Dubái, y Arabia Saudí, que será el país anfitrión de la cumbre del G-20 después del golpe que ha sufrido su imagen con el asesinato del periodista Jamal Khashoggi”.