Josep Cuní: "La crisis de la televisión no está en el medio, sino en el mensaje"

Tendencias en el sector audiovisual y su impacto en España

01/07/2011

El presentador de televisión Josep Cuní rescató la máxima de Marshall MacLuhan, que dice que "el medio es el mensaje", para referirse a la situación de la televisión en España. Cuní reformuló la frase apuntando que "la crisis de la televisión no está en el medio, sino en el mensaje" y lamentó la proliferación de contenidos de baja calidad que afecta a la oferta televisiva. A tal respecto valoró el impacto de las nuevas tecnologías en el sector audiovisual, pero insistió en que "de nada sirve tanto continente cuando lo que de verdad falla es el contenido".

Con motivo de la sesión de continuidad "Tendencias en el sector audiovisual y su impacto en España", organizada ayer por el Public-Private Sector Research Center en el campus del IESE en Barcelona, Cuní apeló a la necesidad de precisar claramente la diferencia entre los diferentes géneros televisivos, pues "a veces se olvida que no es lo mismo informar que entretener", lo que sin duda favorece la confusión. Además, en cuanto a la creciente influencia de las redes sociales en la televisión, insistió en que éstas amplifican sobremanera la magnitud de los fenómenos. Sin embargo, exigió de nuevo que se clarifiquen los conceptos, porque "una red social no es un medio de comunicación en sí, sino un canal de transmisión de impresiones e incluso de opiniones".

Moderada por Xavier Vives, la sesión sirvió para presentar el informe "Competencia y Regulación en el Mercado Audiovisual en España", del profesor del IESE Luís Cabral y la investigadora Flavia Roldán, que analiza la estructura actual y las perspectivas de futuro del sector audiovisual español.

De hecho, Cabral apuntó algunas de las claves que explican el descenso generalizado en la calidad de los contenidos al que aludía Cuní. "Hemos pasado de cuatro canales en 2005 a 23 en 2010, por lo que la calidad media de los contenidos tenía que bajar necesariamente", concluyó Cabral. Por otra parte, Cabral habló de regulación y, contestando a una pregunta formulada por Vives, dijo que "en periodos de cambio tecnológico como el actual es preferible apostar por una política reactiva, es decir, a posteriori, en lugar de limitar de entrada la actividad de las televisiones".

Finalmente, el tercer ponente fue Jaume Ferrús, quien analizó en detalle la situación del sector. En primer lugar, indicó que en términos cuantitativos "nuestro sistema de TDT es insostenible", pues hay demasiados canales y demasiada segmentación. Por otra parte, constató que "en España no se ha avanzado lo suficiente en la introducción de la alta definición". Y por último, señaló que "digan lo que digan, la interactividad entre emisor y receptor interesa muy poco a la audiencia", que lo que de verdad quiere son más programas en directo.

Ahora bien, Ferrús considera que las televisiones españolas deben ser capaces de afrontar los cambios tecnológicos, y puso como ejemplo el caso del Reino Unido, donde "la audiencia suele grabarse la mayoría de los programas que no son en directo para verlos más tarde pasando rápidamente los anuncios publicitarios". De ahí la importancia de "aprovechar la oportunidad de personalizar la publicidad".