Noticias

8 tendencias que definirán el futuro del sector de alimentación y bebidas tras el impacto de la COVID-19

El 24 IESE Food & Beverage analiza la adaptación del sector al nuevo contexto impuesto por la pandemia

Fresh vegetables

Las empresas del sector se han visto afectadas de manera muy desigual en 2020.

8 de marzo de 2021

¿Ha cambiado nuestra manera de comprar alimentos y bebidas en este año de pandemia? ¿Qué aspectos de los productos valoramos más? ¿Qué intereses definen cómo consumimos?

El estudio “La crisis de la COVID-19 en el sector de alimentación y bebidas. Impacto y futuro” – elaborado por el profesor del IESE Adrián Caldart, Júlia Gifra (IESE) y Anna Akhmedova (UIC) y presentado hoy en el 24 IESE Food & Beverage – recoge la opinión de los directivos de 185 empresas del sector acerca del impacto de la COVID-19 en la industria y su visión sobre los retos más importantes que deberán afrontar en los próximos años.

Además de repasar las cifras que la pandemia ha dejado en el mercado, los autores destacan las ocho principales tendencias que marcarán el comportamiento de los consumidores:

1.    Seguridad alimentaria: la sensibilidad de los consumidores a la seguridad alimentaria no constituía una prioridad explícita y significativa antes de la pandemia. Ahora es fundamental.

2.    Productos saludables: se trata de una tendencia reforzada por el interés en que la dieta fortalezca el sistema inmunológico.

3.    Compras online: la pandemia también ha dado un gran impulso al comercio electrónico y se espera que su peso relativo como canal siga creciendo.

4.    Precio y reducción de gastos: pese a la confianza en la persistencia de los valores asociados a la salud y la sostenibilidad, los encuestados están convencidos de que la retracción económica asociada a la COVID-19 persistirá al menos hasta 2023.

5.    Tiendas de proximidad: comprar en tiendas de proximidad es una tendencia cada vez más asentada. 

6.    Cuidado del medioambiente: los clientes priorizan la compra de los productos más sostenibles.

7.    Compromiso con la comunidad: los consumidores se decantan por las marcas de fabricante y de cadenas de distribución en las que reconocen un claro compromiso con la comunidad en la que desarrollan sus operaciones.

8.    Marcas nacionales: el consumidor las prefiere a las importadas. 

Impacto desigual de la COVID-19

Según el estudio, el sector de alimentación y bebidas se ha visto afectado de manera muy desigual por la pandemia. Así, por ejemplo, a nivel de facturación, más del 50% de las empresas encuestadas reportan caídas significativas de las ventas en el mercado local. Sin embargo, en el otro extremo, un 27% de las compañías han visto un incremento significativo de su facturación en España. Finalmente, un 20% señala que no ha sufrido variaciones apreciables en sus ventas.

Otro ámbito destacado que ha vivido un impacto desigual son las exportaciones. Así, más del 45% de las empresas que realizan ventas internacionales confirman caídas significativas, mientras que un 25% de las compañías reportan incrementos.

En cuanto a la gestión de las plantillas, más del 60% de las empresas del sector afirman no haber alterado significativamente sus equipos durante los meses de confinamiento total. Pero, por otro lado, un 15% señala incrementos del 5% o más en el tamaño de sus plantillas y un 20% declara reducciones. 

A nivel salarial, más de dos tercios de las empresas no alteraron las remuneraciones, mientras que un 10% reportó bajas, y un porcentaje similar informó de subidas en los sueldos de sus empleados. 

De cara al futuro, los directivos prevén algunos movimientos corporativos en el sector: un 40% cree que se producirá un proceso de consolidación y el 55% considera que se habrá un incremento de las alianzas entre empresas.

Para saber más, no te pierdas el 24 IESE Food & Beverage, que este año se celebra en tres sesiones distintas: la primera hoy 8 de marzo, la segunda el 14 de abril, y la tercera el 1 de junio.