Noticias

El Brexit podría traer al Reino Unido un aumento de precios en alimentación

El Vademecum on Food and Beverage Markets muestra la dependencia que el país tiene de Europa

21 de Marzo de 2019

La llegada del Brexit augura el desmoronamiento de muchas cadenas de valor bien engrasadas en el sector de la alimentación y bebidas, por la dependencia de Reino Unido en sus importaciones y exportaciones con Europa, según se desprende del Vademecum on Food and Beverage Markets. La sexta edición de este informe está dirigido por el profesor del IESE Adrián Caldart y la investigadora Júlia Gifra en colaboración con Deloitte.

La previsible incorporación de aranceles y controles aduaneros junto a la implementación de nueva normativa podría suponer un importante aumento de costes para los británicos, problemas de abastecimiento y también mayores dificultades logísticas. Todo ello podría repercutir en el precio de productos de alimentación y bebidas y afectar tanto a los fabricantes, como a la distribución y al canal Horeca. De hecho, algunos supermercados y  cadenas de comida rápida, como McDonald’s y Kentucky Fried Chicken, ya han advertido de un aumento de los precios y un posible desabastecimiento de alimentos.

Los primeros puestos del Índice de Atractividad presentado en el Vademecum on Food and Beverage Markets los ocupan Estados Unidos, China y Alemania, que se mantienen en el podio de los países más atractivos para la industria de alimentación y bebidas por tercer año consecutivo. Y, si ampliamos el foco al top 10, cinco países repiten posición respecto al año anterior y ninguno sube o baja más de dos posiciones.

Aunque Estados Unidos lidera la clasificación, Europa en su conjunto se confirma un año más como la región más atractiva para la industria alimentaria, con cinco países en el top 10 y copando nueve de las 20 primeras posiciones.

Las causas son, sobre todo, la solidez de su marco económico y legal y los altos niveles tanto de la renta media disponible como del gasto per cápita en alimentación.

Reino Unido, que ha bajado dos puestos en dos años ocupa un capítulo especial. La incertidumbre del Brexit se añade al poco crecimiento de la población y del PIB, lo cual le penaliza en cierto modo, y más se verá perjudicado si se restablecen los aranceles con los países de la UE, ya que el 58% de sus exportaciones y el 61% de sus importaciones de alimentos y bebidas tienen su destino u origen en Europa.

Sobre la investigación

El informe Vademecum on Food and Beverage Markets, del que hoy adelantamos algunos datos de su Resumen Ejecutivo, se presentará por completo el próximo 6 de junio en Barcelona, en el trascurso del Encuentro de Alimentación y Bebidas que cada año organizan IESE y Deloitte.

La clasificación de los 80 países que conforman el índice se basa en los datos de diez indicadores, agrupados en tres grandes bloques que se han ponderado según su incidencia en el potencial de negocio: marco económico y legal (25%); estructura de la población (30%), y situación del sector de alimentación y bebidas en cada país (45%).

El informe sintetiza, normaliza y pondera los datos de fuentes acreditadas como el FMI, el Banco Mundial o la ONU, entre otros.