Noticias

El IESE inaugura la Iniciativa sobre Inteligencia Artificial y el Futuro de la Dirección

“Ha empezado una nueva era en la IA", asegura Franz Heukamp, director general de la escuela

La iniciativa generará “conocimientos basados en la investigación y ampliamente compartidos”, según el profesor Sampsa Samila.

25 de septiembre de 2020

Con la nueva Iniciativa sobre Inteligencia Artificial y el Futuro de la Dirección, el IESE refuerza su compromiso con la formación de los directivos en IA, qué deben saber y cómo usar estas tecnologías de manera eficaz y ética en sus empresas.

“Ha empezado una nueva era en la IA que va a afectar a muchos ámbitos de nuestra vida. Por lo pronto, a cómo vivimos y trabajamos”, afirmó Franz Heukamp, director general del IESE, durante la sesión en abierto con la que se inauguró la Iniciativa. “También va a tener un impacto en las organizaciones, en lo que hacen y cómo lo hacen. Ahí es donde entra en escena el campo del management y donde nosotros, como escuela de dirección, queremos hacer nuestra contribución».

Heukamp apuntó los tres objetivos principales de la nueva Iniciativa, dirigida por el profesor Sampsa Samila:

  1. Producir investigación, cursos específicos y otros contenidos educativos –definidos por Samila como “conocimientos basados en la investigación y ampliamente compartidos”– sobre la dirección en el nuevo contexto de la IA.
  2. Proporcionar una plataforma de colaboración a una amplia variedad de personas y organizaciones.
  3. Contribuir a un mundo más humanista al procurar que la IA beneficie a la mayor parte de la sociedad.

Producción en curso

La Iniciativa, lanzada en febrero, ya ha empezado a dar frutos, como una investigación que revela la adopción generalizada de la IA entre las empresas.

“Las evidencias que hemos recabado hasta ahora son muy claras. La IA se usa ampliamente en la economía, se está desarrollando muy rápidamente, es una fuente de innovaciones y alcanza a todas las profesiones, industrias y sectores”, explicó Samila. “Lo que estos datos sugieren es que la IA podría ser tan decisiva para la economía como lo fueron en su día el vapor y la electricidad. Por tanto, es de esperar que los cambios sean radicales y lleven su tiempo”.

Todo ello se traducirá en “un rediseño fundamental de la operativa de las empresas, nuevos tipos de modelos de negocio y nuevas estructuras, operaciones y organizaciones”, añadió.

En un intento de medir la adopción de la IA por parte de las empresas, este primer proyecto ha estudiado 190 millones de ofertas de trabajo publicadas en Estados Unidos durante diez años, de 2010 a 2019, además de identificar 75 habilidades relacionadas con la IA para ver la demanda que tenían.

La investigación ha constatado una demanda creciente de trabajos en IA en todas las industrias y sectores –desde la agricultura hasta los servicios legales, además de las compañías digitales–, aunque las empresas que más contrataron fueron las de mayor tamaño, con más recursos y amplios programas de I+D.

Además, los salarios de los trabajos en IA eran más elevados, sobre todo los directivos. “La dirección es la profesión que obtiene la prima más alta”, observó la profesora Mireia Giné.

Las empresas que adoptaron antes la IA crecieron más rápido, sobre todo cuando el proceso lo lideraron los directivos y no los departamentos de TI. Según Giné, “los directivos con habilidades de IA son esenciales para desarrollar el potencial de la IA”.

Esa tendencia ha continuado incluso durante la crisis del coronavirus, un momento en el que la contratación se ha desplomado, especialmente (y por contradictorio que parezca) en el ámbito digital. “Es como si la economía se estuviera descualificando. Lo cierto es que se está contratando a menos empleados altamente cualificados”, aseguró Samila. “Aun así, la contratación en IA está disparada. Alcanzó un pico asombroso al principio de la crisis y sigue manteniéndose a niveles precrisis”.

La IA está provocando “una revolución” en RR HH

Una de las áreas que la IA está transformando es recursos humanos. “No creo que sea una exageración afirmar que la IA afecta a todo el ciclo de vida de los empleados”, avisó el profesor Sebastien Brion. “Se está produciendo una revolución en el seno de RR HH”.

Esa revolución comprende desde la adquisición de talento hasta la integración, el desarrollo profesional y la retención. Aunque el uso de datos en RR HH no es algo nuevo, se está haciendo a niveles sin precedentes y de formas novedosas gracias a la IA.

El paso a la dirección basada en datos puede ayudar a tomar decisiones más racionales e imparciales, pero también suscita cuestiones éticas respecto a la cantidad de información que manejan las empresas sobre sus empleados.

Por ejemplo, como destacó Brion, el grado de monitorización y acumulación de datos de los empleados: “La ética de la IA es una consideración de suma importancia a la hora de implementar estas tecnologías”.

Cómo dotar a los directivos de las habilidades que necesitan

La adopción generalizada de la IA obliga a los directivos a adquirir las habilidades que necesitan, además de asegurarse de que la IA se usa de un modo ético y responsable. La implementación de la IA también brinda a las empresas una ventaja acumulativa, así como la posibilidad de explotar economías de escala y alcance.

Y ello empieza porque los directivos conozcan bien su propio negocio. “Es imperativo que tengan una comprensión cabal de su negocio, de cuál es exactamente su propuesta de valor y de quiénes son los clientes a los que sirven, además de los principios fundamentales de la tecnología, lo que se conoce como capa de abstracción”, instó Samila. “Deben entender los principios clave del funcionamiento de la tecnología para poder vincularla a su negocio y pensar en cómo rediseñar la propuesta de valor, el proceso organizacional y la estructura”.

“Podría verse como una carrera entre la tecnología y la capacidad humana para aprender las habilidades que la economía considera valiosas”, concluyó Samila. “El tren está saliendo y tenemos que preguntarnos si nos hemos subido a él”.